Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Anders Behring Breivik, durante una sesión judicial de su caso de apelación, el pasado 18 de enero en la prisión de Telemark, en Skien, al sur de Noruega

(afp_tickers)

El asesino neonazi Andres Behring Breivik no recibe un trato "inhumano" en la cárcel, dictaminó este miércoles un tribunal de apelación de Noruega, invalidando una sentencia de primera instancia que condenó en 2015 al Estado noruego.

"Breivik no es ni ha sido víctima de tortura o de trato inhumano o degradante", afirmó el tribunal de apelación de Oslo en un comunicado.

En una sentencia de 55 páginas, los tres magistrados del tribunal de apelación estimaron que la peligrosidad de Breivik justifica el estricto régimen carcelario.

El extremista de 38 años presentará un recurso ante el Tribunal Supremo de Noruega, anunció inmediatamente su abogado, Øystein Storrvik.

El 22 de julio de 2011, disfrazado de policía, Breivik penetró en un campamento de verano de la Juventud Laborista noruega en la isla de Utoya y asesinó a 69 personas.

Ese mismo día, horas antes, Breivik había matado a ocho personas haciendo estallar una bomba cerca de la sede del Gobierno en Oslo.

El autor de los peores crímenes en Noruega en décadas acusaba a sus víctimas de favorecer el multiculturalismo. En agosto de 2012 fue condenado a 21 años de prisión.

En una decisión que había sorprendido a los superevivientes de la matanza y a los familiares de las víctimas, un tribunal de primera instancia había dictaminado en abril de 2016 que Noruega violaba el artículo 3 de la Convención Europea de Derechos Humanos que prohíbe cualquier trato "inhumano" o "degradante".

La jueza del tribunal de primera instancia había destacado en particular el aislamiento prolongado de Breivik, apartado de los otros detenidos desde su encarcelamiento, lo que afecta su salud mental.

El Estado noruego había apelado argumentando que las condiciones de detención eran a la vez indispensables y ajustadas al derecho.

En enero pasado, durante el juicio de apelación, llevado a cabo en la cárcel de Skien (sur), donde está encarcelado Breivik, los representantes del Estado habían destacado las medidas para compensar el aislamiento, en particular las condiciones de detención "confortables" y las múltiples interacciones con los guardianes y un visitador de cárceles.

Este miércoles, los tres jueces del tribunal de apelación dieron la razón al Estado noruego rechazando así todos los puntos de la apelación de Breivik.

Esta estimaba que Noruega violaba el artículo 8 de la Convención que garantizaba el derecho a la vida privada, controlando en forma estricta su correspondencia.

- Alivio -

"Estoy sobre todo contento que haya tenido la posibilidad de presentar su caso ante los tribunales en dos ocasiones y que el Estado de derecho haya funcionado", reaccionó en declaraciones a la AFP un superviviente de Utoya, Vegard Grøslie Wennesland.

"Pero dicho esto, estoy sobre todo satisfecho del fallo. Pero es aún más importante combatir la ideología [de Breivik]", agregó.

"Pienso en todas las víctimas de los crímenes del culpable", declaró Eskil Pedersen, exsecretario de la Juventud Laborista y superviviente de la matanza tras conocerse el dictamen.

"El estado tomó una buena decisión al apelar. Contento con el resultado", escribió Pedersen en un tuit.

Breivik nunca expresó ningún remordimiento sobre la matanza y en enero pasado al iniciarse el juicio de apelación había hecho el saludo nazi.

Las declaraciones y gestos de Breivik tienen cada vez menos eco en Noruega, una nación tranquila y próspera que intenta cerrar ese capítulo doloroso de su historia.

En la apelación, el fiscal general encargado de representar al estado, Fredrik Sejersted, había descripto a Breivik como un "preso VIP", en buen estado físico y psicológico, que soportaba bien el régimen carceral.

Breivik dispone de tres celdas de más de 10 m2 cada una, con vista al exterior, equipadas con televisión, juego vídeo y aparatos de musculación.

"Sus condiciones de detención son mejores que las de los otros presos", afirmó Sejersted.

"Ningún otro preso puede discutir y jugar con el personal penitenciario dos horas por día", había agregado el fiscal, que negó que Breivik se encontrar en un régimen de aislamiento.

Si el Tribunal Supremo acepta el recurso de Breivik, el procedimiento no será público y se llevará a cabo sin la participación de Breivik, cuyo abogado declaró que está dispuesto a llegar hasta la Corte Europea de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP