Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Una montaña de vanadio en una planta de la canadiense Largo Resources en Maracás Menchen, Brasil, el 15 de junio de 2016

(afp_tickers)

Un inmenso ballet de obreros, grúas y camiones trabaja a ritmo frenético en el noreste de Brasil, donde explota las entrañas de la tierra para extraer, moler, derretir y prensar en láminas el vanadio, un metal que torna el acero mucho más resistente.

Unas 500 personas trabajan en la única mina de vanadio de América Latina, Maracás Menchen, situada a 400 km al oeste de Salvador de Bahia (noreste de Brasil) y propiedad en un 90% de la compañía canadiense Largo Resources.

Sus dueños aseguran que estos yacimientos cuentan con el vanadio más puro del mundo, extraído a un costo más competitivo que el del mayor productor mundial, China, y que Rusia y Sudáfrica.

Poco conocido en relación al mineral de hierro, producto de exportación estrella de Brasil, el vanadio es utilizado sobre todo como aditivo para fortalecer el acero y reducir su peso.

Pero este metal ceniciento y brillante también es utilizado en la fabricación de acero inoxidable para material quirúrgico, en la industria aeroespacial, componentes de reactores nucleares e imanes superconductores.

En mayo, la mina produjo un récord de 780 toneladas que serán destinadas a construir edificios más resistentes a terremotos, o automóviles más seguros.

La mina tiene una capacidad de 9.700 toneladas, reservas probadas de 18,4 millones de toneladas y vende actualmente un 100% de su producción a la multinacional de commodities anglo-suiza Glencore.

- Resistente -

"Con una pequeña cantidad de vanadio -hablo de 500 gramos por tonelada de acero- mejoramos la calidad de la resistencia del acero en 30%, lo cual significa que en la construcción de automóviles podemos reducir la masa en 30%", dijo a la AFP Paulo Misk, presidente de Largo Resources en Brasil, durante una recorrida por la mina.

"Eso ahorra combustible (por el menor transporte) y reduce el impacto ambiental de toda la cadena de acero. Es por eso que digo que es un metal verde", añadió.

Los precios del vanadio se derrumbaron en los últimos tiempos como los de otras materias primas, hasta un mínimo de 2,40 dólares en diciembre de 2015.

Muchos productores quebraron o abandonaron el negocio, pero una renovada demanda otorga esperanza a Largo Resources.

"Los precios comienzan a subir. Estamos ahora en la gama de los 4 dólares la libra (413 gramos), lo que representa un alza de 60% a 70% desde diciembre pasado", dijo Mark Smith, presidente de la minera, en una visita realizada la semana pasada a Maracás.

"La escasez en el suministro crea tensiones en el mercado y eso hace subir los precios. Creo que tendremos una escasez de vanadio este año y posiblemente parte del año próximo", estimó.

Brasil es una potencia exportadora de materias primas y es un jugador central en los mercados globales de café, jugo de naranja, carne, soja y mineral de hierro.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP