Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El papa Francisco saluda a una mujer en silla de ruedas durante la audiencia general semanal ofrecida este miércoles 11 de noviembre en la plaza de San Pedro del Vaticano

(afp_tickers)

El Vaticano abrió una investigación judicial "por complicidad en robo de documentos" contra los periodistas italianos Gialuigi Nuzzi y Emiliano Fippipaldi, autores respectivamente de dos libros sobre la corrupción en la Curia Romana, anunció este miércoles el portavoz de la Santa Sede.

"La magistratura vaticana adquirió elementos que demuestran con evidencia la complicidad en el delito" de robo de documentos, una infracción introducida por el papa Francisco en julio del año 2013, precisó el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi.

En una nota, el portavoz del Papa advierte de que se investiga la posición de "otras personas que por su función" cooperaron con los periodistas.

Dos libros, escritos por los periodistas y lanzados la semana pasada, destaparon casos de corrupción, despilfarro y malversación en la Curia Romana y se basan en documentos, grabaciones, correos electrónicos, actas de reuniones y fotos sustraídos a las oficinas del Vaticano.

El escándalo estalló hace diez días con la detención del cura español Lucio Ángel Vallejo Balda, acusado de divulgar documentos confidenciales.

Además de Vallejo Balda, de 54 años y miembro del Opus Dei, fue detenida y luego liberada Francesca Chaouqui, consultora como Vallejo Balda de la comisión creada en 2013 para estudiar la reforma económica y organizativa de la Santa Sede.

Los dos libros, 'Vía Crucis', de Nuzzi, y 'Avaricia', de Fittipaldi, revelan también la resistencia interna contra las reformas propuestas por el papa Francisco.

El número dos del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, reconoció este mismo miércoles que reina "un clima pesado" tras las filtraciones de documentos reservados y revelaciones sobre los privilegios en la Curia Romana.

El domingo, el pontífice argentino se comprometió ante los fieles que se congregaron en la plaza de San Pedro a seguir adelante "con serenidad y determinación" su programa de reformas.

"Quiero asegurarles que este triste hecho ciertamente no me desvía del trabajo de reforma que estamos llevando adelante con mis colaboradores y con el apoyo de todos ustedes", dijo Francisco tras el ángelus dominical, generando ovaciones y aplausos.

AFP