Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Carlos Ghosn, presidente del grupo Renault-Nissan, pronuncia un discurso en la presentación a la prensa del Salón del Automóvil de Tokio el 28 de octubre de 2015

(afp_tickers)

La 44ª edición del Salón del Automóvil de Tokio abrió sus puertas esta semana, con los vehículos autónomos y las tecnologías respetuosas con el medio ambiente como protagonistas.

El presidente de Nissan, Carlos Ghosn, dio el pistoletazo de salida con su concepto de vehículo Nissan Intelligent Driving (IDS), que "mejora la capacidad del conductor de ver, pensar y actuar". "Compensa el error humano, responsable de más del 90% de los accidentes de tránsito. El tiempo detrás del volante es más seguro, más eficiente y más divertido", dijo Ghosn el miércoles, día de la apertura a la prensa del Tokyo Motor Show.

El interior del vehículo se transforma de acuerdo con los deseos del conductor. Si éste decide dejarse llevar por la máquina, el volante desaparece y en su lugar emerge una pantalla y los cuatro asientos giran ligeramente hacia el interior para facilitar la conversación entre los pasajeros, todo esto bajo una luz tenue.

"Los vehículos autónomos son un desafío importante", añadió, en unas declaraciones a la AFP, el presidente ejecutivo de Nissan, quien aspira a liderar esta "carrera" en la que se agolpan varios fabricantes.

El grupo, con sede en Yokohama (a las afueras de Tokio), pretende que en 2016 los conductores puedan soltar el volante en caso de atascos. En 2018, los vehículos serán capaces de avanzar solos en esas mismas carreteras y, en 2020, podrán hacer frente a situaciones más complejas, en plena ciudad.

Sus dos rivales, Toyota y Honda, han detallado también en las últimas semanas sus ambiciones en este ámbito, bajo el impulso del gobierno japonés, que quiere aprovechar los Juegos Olímpicos de Tokio-2020 para mostrar la tecnología nipona.

El alemán Mercedes-Benz no se quedó atrás y presentó también su coche autónomo.

No obstante, el presidente ejecutivo de Toyota, Akio Toyoda, pidió prudencia. "En las calles hay varios actores, vehículos, motocicletas, peatones, así que no es sencillo. El objetivo es reducir la mortalidad, imagínese si un accidente grave ocurriera con un vehículo autónomo. Debemos ir por etapas", declaró ante la prensa.

- Coches de hidrógeno -

Los automóviles ecológicos son la otra estrella del salón. Además de los modelos híbridos -como el último Toyota Prius, que saldrá a la venta en Japón a finales de año-, y eléctricos (Leaf, de Nissan), Honda presentó su vehículo con pila de combustible de hidrógeno, que expulsa únicamente vapor de agua. Cerca de un año después del lanzamiento del Toyota Mirai, este coche, llamado Clarity Fuel Cell, es más espacioso (cinco plazas) y cuenta con mayor autonomía (más de 700 kilómetros).

"Iniciaremos su comercialización en marzo de 2016 en Japón y luego en Estados Unidos y Europa", indicó el presidente ejecutivo del tercer fabricante automotor nipón, Takahiro Hachigo.

Lexus, la marca de lujo de Toyota, también apuesta por el hidrógeno. El gigante japonés, impulsado por los inicios prometedores de su Mirai, adelantó el modelo que podría sucederlo, el FCV Plus Concept, con líneas futuristas.

El grupo, campeón de los vehículos híbridos (gasolina-eléctrico), de los que ha vendido más de ocho millones de ejemplares desde su lanzamiento, en 1997, muestra sus ambiciones ecológicas. Su objetivo: hacer desaparecer los coches que dependen totalmente de los combustibles fósiles para el año 2050.

El salón, en el que participarán 160 expositores, incluyendo gigantes del automóvil y proveedores de repuestos de una docena de países, abrirá sus puertas al público el viernes, hasta el 8 de noviembre.

AFP