Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El entonces presidente chadiano Hissene Habré en Yamena el 17 de enero de 1987. El tribunal especial que juzga al expresidente chadiano en Dakar por crímenes contra la humanidad da a conocer su veredicto al término de un proceso inédito

(afp_tickers)

El tribunal especial que juzga al expresidente chadiano Hissène Habré en Dakar por crímenes contra la humanidad da a conocer su veredicto este lunes, al término de un proceso inédito y con carácter ejemplar en África, un cuarto de siglo después de su caída.

Perseguido por "crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y crímenes de tortura", Hissène Habré dirigió Chad durante ocho años (1982 -1990) antes de ser derrocado por uno de sus excolaboradores, el presidente actual, Idriss Déby Itno, y refugiarse en Senegal en diciembre de 1990.

Detenido el 30 de junio de 2013, está siendo juzgado desde el 20 de julio de 2015 por las Cámaras Africanas Extraordinarias (CAE), fruto de un acuerdo entre Senegal y la Unión Africana (UA), que Habré recusa hasta el punto de negarse a expresarse y defenderse.

El tribunal especial presidido por un magistrado burkinabés, Gberdao Gustave Kam, asistido por jueces senegaleses, debe anunciar su veredicto a las 10h00 (locales y GMT).

De conformidad con las instrucciones y la actitud de Habré desde el inicio del proceso -que condujo a las CAE a designar tres letrados defensores nombrados de oficio-, los abogados elegidos por él no estarán presentes.

La imagen del acusado impasible, conducido a la fuerza a la audiencia, que aparta su mirada de todo orador, ha permanecido sin cambios a lo largo de todo el proceso.

Al término de los debates, el pasado 11 de febrero, los abogados nombrados de oficio pidieron la absolución. Uno de ellos, Mbaye Sène, aseguró a AFP que esperaba "el veredicto con mucha serenidad" por estimar que había demostrado la inocencia de Hissène Habré y fue "imposible para la acusación y las partes civiles demostrar su culpabilidad".

El fiscal especial, Mbacké Fall, reclamó cadena perpetua para el expresidente chadiano, "verdadero jefe de servicio" del aparato represivo durante su régimen, en particular la Dirección de la Documentación y Seguridad (DDS), la policía política.

Una comisión de investigación chadiana estima en unos 40.000 muertos el balance de la represión con Hissène Habré.

- Inspirar a otros supervivientes -

Para uno de los abogados del acusado, Ibrahima Diawara, "este caso no es judicial sino político. Sólo existe una salida, que Hissène Habré sea condenado".

En una entrevista publicada el viernes por el diario senegalés Le Populaire, Fatime Raymonde Habré, esposa del expresidente, también afirma que "toda gente que siguió este proceso sabe que no ha sido justo ni equitativo".

Este proceso es el primero del mundo en el que un ex jefe de Estado comparece ante una jurisdicción de otro país por presuntas violaciones de derechos humanos, se felicita por su parte Reed Brody, artífice de este procedimiento en Human Rights Watch (HRW).

Pretende responder asimismo a los crecientes reproches a la Corte Penal Internacional (CPI) de La Haya, acusada de perseguir sólo a dirigentes africanos, y mostrar que el propio continente los puede juzgar. "Este proceso es un precedente extraordinario que muestra que unos tribunales africanos pueden juzgar crímenes cometidos en África", declaró Reed Brody a AFP. "Esperamos que otros supervivientes, otros militantes, se inspiren en lo conseguido por las víctimas de Habré", dijo.

En Chad, presuntas víctimas del régimen Habré seguirán el veredicto en directo por la televisión y la radio públicas. "Sería un alivio ver a Habré condenado a perpetuidad, aunque siga sin saber en qué circunstancias mataron a mi marido" en 1988 en las celdas de la DDS, confía Zenaba Moussa. Para Massa Moise, detenido tres años por la DDS sin saber aún hoy la razón, "Habré debe ser condenado a muerte".

El acusado puede ser condenado a trabajos forzosos de por vida. En caso de condena, que podría recurrir, purgará la pena en Senegal o en otro país de la Unión Africana. Si es declarado culpable, empezaría otra fase en la que se examinarían eventuales reclamaciones de reparación.

Un colectivo de organizaciones de defensa de los derechos humanos internacionales y africanas saludó el domingo en un comunicado "la celebración de un proceso ejemplar que desemboque en un veredicto histórico". Al mismo tiempo, el colectivo insta a los jueces a definir con rapidez unos "que permitan el examen de las demandas de reparaciones de las víctimas". "El fondo en provecho de las víctimas previsto en el estatuto (de las CAE, NDLR) aún no es operacional", subrayan esas organizaciones.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP