Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Elección parcial muy ajustada en Pensilvania, un revés para el partido de Trump

Una mujer se dirige a votar en Carnegie, en Pensilvania, el 13 de marzo de 2018.

(afp_tickers)

El partido republicano del presidente Donald Trump perdió el martes parte de su base electoral en una elección legislativa parcial en Pensilvania, aunque los resultados son tan ajustados que no se puede decir si los demócratas lograron quedarse con la plaza del Congreso en disputa.

En estos comicios en los que los demócratas esperaban dar un golpe de efecto a ocho meses de las elecciones legislativas, el republicano Rick Saccone y su oponente Conor Lamb estaban cabeza a cabeza tras el recuento de 99% de las urnas, separados por solo 0,2 puntos porcentuales -847 votos- a favor del demócrata, según CNN.

Lamb no esperó sin embargo los resultados oficiales y se declaró ganador: "Tomó un poco más de lo que creíamos, pero lo logramos", dijo en un discurso ante seguidores.

Saccone, aliado de Trump, no reaccionó inmediatamente.

"No nos damos por vencidos", había dicho más temprano el republicano, a la espera de un resultado oficial que podría terminar de llegar tras el conteo en las próximas horas de unos 3.000 votos enviados por correspondencia.

Sea cual sea, el escenario marca ya un gran avance para el Partido Demócrata, en una circunscripción que Trump ganó por más de 20 puntos a Hillary Clinton en noviembre de 2016 y donde los demócratas habían renunciado a presentar candidatos en las dos últimas ocasiones.

"Es una victoria para los demócratas, aunque no ganen", dijo a la AFP Kevan Yenerall, profesor de ciencias políticas en la Universidad Clarion, en Pensilvania.

"La ventaja de Trump de 20% en 2016 ha caído a ... oh, 0%. Por ahora, eso es lo que cuenta", destacó de su lado el politólogo Larry Sabato.

Saccone y Lamb buscan suplir la vacante dejada por un republicano que dimitió tras estallar un escándalo personal.

En esta 18° circunscripción de Pensilvania, antigua región industrial, no ha ganado ningún demócrata desde 2000.

La dirección nacional del Partido Demócrata ha tratado de hacer de estas elecciones un referéndum sobre las políticas de Trump, convencidos de que el mandatario ha perdido su atractivo en las regiones devastadas económicamente que le dieron su apoyo en noviembre de 2016.

Además, el candidato demócrata lo ha hecho bien, consciente de que para ganar debía seducir a los votantes de la clase trabajadora que permanecen fieles al presidente y sus ideas.

Los lugareños "es muy probable que quieran que trabaje con el presidente", dijo el martes por la mañana Conor Lamb a los periodistas después de que se abrieran las urnas en el distrito al sur de Pittsburgh, antigua capital siderúrgica.

En campaña, este exfiscal y abogado militar, cuidó de no mofarse ni criticar al presidente republicano. En cuanto al fondo, respalda el derecho al porte de armas y las tarifas recientemente impuestas por el jefe de estado a la importación de acero y aluminio.

El resultado no modificará el equilibrio de la Cámara de Representantes, donde los republicanos tienen una amplia mayoría, con 238 de los 435 asientos.

Pero los demócratas han tratado de demostrar desde que Trump llegó a la Casa Blanca que son capaces de convertir a parte del electorado del presidente, decepcionado por su comienzo de mandato.

- Trump se implicó -

El partido Demócrata quiere lanzar una campaña para motivar a sus simpatizantes, voluntarios y donantes para las elecciones de noviembre, en las que se renovará toda la Cámara por dos años y un tercio del Senado por seis. Creen que la Cámara, al menos, está cerca.

"Si tú eres un republicano en una circunscripción más competitiva pero parecida demográfica y económicamente a ésta, estás aunque sea necesariamente inquieto", dijo el politólogo Kevan Yenerall.

Hasta el momento, los demócratas no han logrado conquistar circunscripciones republicanas en elecciones parciales. Su éxito electoral llegó en comicios para gobernadores y en el caso del senador de Alabama (suroeste), cuando todos los ciudadanos de los estados estaban convocados a votar.

Saccone, además, hizo del presidente su motor de campaña :"Es criticado constantemente en Washington por los medios, la burocracia o Hollywood. Necesita un aliado y, como exmiembro de la fuerza aérea, quiero ir y proteger su espalda y ayudar a implementar su programa", dijo a Fox Business.

"¡La economía está en el mejor momento y continuará creciendo, los empleos y los salarios han subido, voten Rick Saccone para que siga así!" tuiteó el martes Trump.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes