Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Monjes budistas y otros ciudadanos hacen cola en una oficina electoral en Phnom Penh, el 4 de junio de 2017

(afp_tickers)

Millones de camboyanos acudieron este domingo a las urnas en unas elecciones municipales que miden la popularidad del dirigente Hun Sen -en el poder desde hace décadas-, previas a las legislativas programadas para 2018.

"Voté por el cambio, quiero probar con nuevos dirigentes", explica Tara, una empleada del sector textil, de 30 años, a la salida de un colegio electoral de la capital, Phnom Penh.

"Quiero que el país evolucione más, que se respeten los derechos humanos", añade en alusión a la represión de las voces críticas, a menudo mediante un sistema judicial a las órdenes del poder, como ha denunciado la oenegé Amnistía Internacional (AI).

Tara votó por el Partido de Rescate Nacional de Camboya (CNRP), principal formación opositora, que capta votos entre los jóvenes en un país donde el 70% de la población tiene menos de 30 años.

El CNRP denuncia un sistema corrupto y quiere acabar con la supremacía del partido de Hun Sen, que gobierna desde hace más de 30 años, en estos comicios celebrados en más de 1.600 municipios del país asiático.

Hun Sen, excombatiente de los Jemeres Rojos, es primer ministro desde 1985.

Son las primeras elecciones desde las legislativas de 2013 en las que la oposición acusó a Hun Sen de haber cometido fraude para favorecer a su formación, el Partido del pueblo camboyano (CPP). Esto dio lugar a manifestaciones multitudinarias.

- Traumatismo -

El CNRP, cuyo jefe Sam Rainsy optó por el exilio para evitar un juicio que tilda de político, acusa al poder de ser cada vez más represivo y corrupto.

Hun Sen ha maniobrado para cortar las alas al CNRP, multiplicando los procedimientos judiciales contra los opositores que ganaron terreno en las legislativas de 2013.

El sucesor de Sam Rainsy al frente del CNRP, Kem Sokha, se libró por poco de un juicio. "Cada vez más gente apoya al CNRP", aseguró este domingo.

Hun Sen afirmó recientemente que "estallará una guerra" si el CPP pierde el poder y si la oposición la emprende contra su familia, a la que acusa de haberse apropiado de la economía del país.

El dirigente camboyano no ha dejado de repetir que si abandona el poder el país quedará desestabilizado. Un mensaje que cala en parte de la población, todavía traumatizada por la guerra civil y el periodo negro de los Jemeres Rojos dirigidos por Pol Pot.

"Sin el CPP para derrocar a Pol Pot ¿acaso Pol Pot habría abandonado el poder y dejado de matarnos?", se preguntó Hun Sen ante decenas de miles de seguidores congregados el viernes en Phnom Penh.

"Necesito paz, estabilidad y desarrollo", declaró a la AFP este domingo Rath Chy, un hombre de 68 años que votó por el partido de Hun Sen.

Los resultados preliminares se conocerán este domingo por la noche.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP