Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro emiratí de Exteriores, Abdulá Ben Zayed Al Nahyan (dcha), y su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, en una rueda de prensa en Abu Dabi, el 1 de febrero de 2017

(afp_tickers)

El ministro emiratí de Exteriores, Abdulá Ben Zayed Al Nahyan, estimó este miércoles que el decreto del presidente estadounidense, Donald Trump, vetando la entrada a Estados Unidos a los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana, no va contra el islam.

"EEUU tomó (...) una decisión soberana", declaró el ministro, añadiendo que era "falso decir" que la decisión de la nueva administración estadounidense iba "dirigida contra una religión en particular".

El ministro emiratí, que habló en una rueda de prensa junto a su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, agregó que el decreto de Trump no afectaba "a la gran mayoría de musulmanes" y que era "provisional".

Trump firmó el viernes un decreto para prohibir durante tres meses el ingreso a EEUU de los ciudadanos de siete países de mayoría musulmana: Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen. Las personas de estos países que tengan visados diplomáticos y oficiales o trabajen para instituciones internacionales sí podrán viajar a EEUU.

Este periodo permitirá poner en marcha un sistema de verificación extremadamente minucioso de las personas que quieran ingresar en el país.

"Ciertos Estados" incluidos en el decreto de Trump "están confrontados a desafíos estructurales" que tienen que "intentar superar", justificó el ministro emiratí en alusión a los problemas de seguridad de estos países, que no enumeró.

El decreto del nuevo mandatario, que podría ampliarse a otros países, suscitó una fuerte indignación en todo el mundo.

El texto exenta a varios países, de donde son originarias personas implicadas en algunos de los sangrientos atentados en Occidente. De los 19 autores de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en EEUU, 15 procedían de Arabia Saudí, dos de Emiratos, uno del Líbano y otro de Egipto.

Emiratos Árabes Unidos y otras monarquías del Golfo, entre ellas Arabia Saudí, son grandes aliados de EEUU.

AFP