Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, da un discurso en el Teatro Real de Madrid este 24 de febrero de 2017, tras recibir un premio del Nueva Economía Fórum

(afp_tickers)

Los empresarios españoles escenificaron este viernes su "confianza" en el presidente argentino, Mauricio Macri, pero le exigieron que sea firme con las reformas prometidas, empezando por la seguridad jurídica.

"Hemos cambiado absolutamente nuestra percepción sobre Argentina y queremos ir adelante con este gobierno", dijo en un foro empresarial en Madrid el presidente del banco español BBVA, Francisco González.

El directivo argumentó que tras "el destrozo de los últimos años" causado según él por el kirchnerismo, ahora hay "un nivel de confianza muy alto", y puso como ejemplo la inversión de 250 millones de dólares en la sede de su filial argentina, BBVA Francés, en el barrio porteño de Catalinas.

"Valoramos muy positivamente las medidas de normalización del país y del clima de negocios que hemos venido viendo", abundó José Cabello, director general para América y España de Indra, sociedad de infraestructuras e ingeniería.

Los empresarios españoles se acuerdan bien del 'shock' causado por la expropiación de YPF a la petrolera Repsol en 2012, bajo el mandato de la presidenta Cristina Kirchner, quien sucedió en el cargo a su difunto marido Néstor.

Tras 12 años de gobierno kirchnerista acusado regularmente de proteccionismo, Macri viajó esta semana a España con una comitiva de más de 200 empresarios y varios ministros para atraer inversión, en particular en energía, infraestructuras (con más de 100 licitaciones previstas hasta 2019) y agricultura, donde se quieren añadir 5 millones de hectáreas a la producción.

El mandatario y empresario aseveró que espera un "cambio copernicano de la situación económica" gracias a su política, la cual incluye una ley de Participación Público-Privada (PPP) que busca agrandar "con marcos regulatorios claros" el espacio para la inversión exterior.

Sin embargo, su objetivo de despertar a la tercera potencia económica de América Latina se anuncia ambicioso.

Y es que después de 14 meses en el poder, la economía sigue en recesión, la producción industrial continúa cayendo, el desempleo roza el 10% y la inflación cerró 2016 en un 40%.

- Inversiones con condiciones -

Más allá de las buenas intenciones, los empresarios españoles dejaron claro que para llevar allá su dinero necesitan un clima propicio.

Francisco Reynés, consejero delegado de Abertis, una multinacional dedicada a la gestión de autopistas y a infraestructuras de telecomunicaciones, afirmó que pueden ofrecer "un compromiso a largo plazo", en forma de inversiones.

Para ello deben garantizarse tres cosas que, dijo, faltaron con los Kirchner: colaboración público-privada, seguridad jurídica a largo plazo y una regulación independiente.

En un acto posterior en el Teatro Real de Madrid, Macri recibió el premio Nueva Economía Fórum de manos del presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, quien de nuevo respaldó la política económica liberal de Macri.

Rajoy dijo que, en sus esfuerzos reformistas, el gobierno de Macri cuenta con "la simpatía"y "el apoyo de España", y se declaró "convencido de que se han sentado las bases para que en breve Argentina pueda desplegar plenamente su enorme potencial".

España fue el primer inversor extranjero en Argentina hasta 2012, año de la nacionalización de YPF.

Desde 2013 figura en segunda posición, detrás de Estados Unidos, y en 2015 el volumen de inversión quedó en 13.145 millones de dólares, unos 10.000 millones menos que en 2010.

La ministra de Exteriores argentina, Susana Malcorra, dijo en una charla con su homólogo, Alfonso Dastis, que su país necesita que "España apueste de nuevo a ser el primer inversor en la Argentina", a lo que su interlocutor respondió que lo "estamos deseando".

Macri inició el martes una intensa visita a España, en la que mantuvo encuentros con empresarios, se reunió con el rey Felipe VI y Rajoy e inauguró la feria ARCO de arte contemporáneo, donde Argentina es la invitada de honor.

El sábado concluirá reuniéndose fuera de programa con el ex presidente del gobierno José María Aznar (1996-2004) y con el presidente de la región de Galicia, Alberto Núñez Feijoo.

Por otro lado, durante su visita arreció en Argentina una fuerte polémica por un posible conflicto de intereses.

El presidente está acusado de un presunto perjuicio al Estado por arreglar una deuda de la empresa de su familia, en un caso que investigará la Auditoría de la Nación por orden del Congreso.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP