Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Palomas metidas en jaulas y sobre periódicos en una manifestación organizada por Reporteros Sin Fronteras (RSF) en apoyo de un premio Nobel encarcelado, el chino Liu Xiaobo, en 2010 en París

(afp_tickers)

Un total de 54 periodistas siguen siendo rehenes en todo el mundo a finales de 2015, más que los 40 de 2014, pero hubo menos secuestros que el año anterior, según el informe anual de Reporteros Sin Fronteras (RSF).

Este balance no incluye a los periodistas muertos este año, una cifra que será anunciada por la oenegé a finales de diciembre.

El aumento de los periodistas rehenes (54, entre ellos una mujer) se explica por los secuestros en Yemen, inmerso en una guerra, explica RSF.

Siria es el país con mayor número (26) de periodistas rehenes que han sido secuestrados por grupos no estatales, entre ellos el grupo yihadista Estado Islámico (EI), que retiene a 18 periodistas en Siria e Irak.

"En algunas zonas de conflicto se está desarrollando una auténtica industria de los rehenes", lamenta Christophe Deloire, secretario general de RSF, citado en un comunicado.

En cambio, el número de periodistas encarcelados (153) ha disminuido con respecto al año pasado (-14%), igual que el número de periodistas secuestrados (79, un 34% menos que en 2014).

"China, Egipto, Irán y Eritrea continúan siendo las grandes prisiones del mundo para los periodistas", indica RSF.

La oenegé explica el descenso de los secuestros por la mejora de la situación del conflicto en Ucrania, que el año pasado concentró la mayor parte de secuestros (ninguno en 2015).

Este año ocho periodistas han sido dados como desaparecidos, según RSF, que explica que un periodista es declarado desaparecido "cuando no hay suficientes elementos para determinar si ha sido víctima de un homicidio o de un secuestro y no existe ninguna reivindicación creíble".

La regiones de Oriente Medio y el norte de África cuentan con el mayor número de periodistas desaparecidos.

"La incertidumbre que planea sobre la suerte de los desaparecidos es una temible arma de disuasión para los que quieren ir a trabajar a zonas de riesgo", indica la organización.

AFP