Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La primera ministra británica, Theresa May, escucha al ministro de Finanzas, Philip Hammond, en la conferencia del partido Conservador, el 3 de octubre de 2016 en Birmingham

(afp_tickers)

La primera ministra británica, Theresa May, dio a entender este domingo que daría mayor prioridad al control de la inmigración procedente de la Unión Europea que al acceso al mercado único europeo en las negociaciones del Brexit.

"Podremos tener el control de nuestras fronteras, de nuestras leyes... La gente votó por eso el 23 de junio" (fecha del referéndum sobre la pertenencia a la UE), afirmó a la cadena Sky News en respuesta a la pregunta sobre cuál de los dos temas era para ella prioritario.

"Pero desde luego seguimos queriendo el mejor acuerdo posible para que nuestras empresas continúen comerciando con y en el interior de la Unión Europea", matizó.

Para Bruselas y los demás miembros de la UE no puede haber acceso al mercado único sin la libre circulación de las personas.

May rehúsa revelar su estrategia de negociación antes de activar el articulo 50, que lanzará el proceso de divorcio con la UE, lo que espera hacer antes del fin de marzo.

A gran parte de las empresas británicas les preocupa que se las prive de acceso al mercado único europeo, que permite comerciar libremente con todo el resto de la UE. Por ello, están atentos al menor indicio dado por su gobierno.

AFP