Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Los líderes del Partido Socialista, Pedro Sánchez (centro), del partido de izquierda Podemos, Pablo Iglesias (der.) y de la formación de centroderecha Ciudadanos, Albert Rivera tras el debate organizado por el diario El País en Madrid el 30 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

El Partido Popular (PP) del jefe del gobierno saliente Mariano Rajoy sufrió duras críticas en el primer gran debate para las legislativas del 20 de diciembre en España, en que rechazó participar y donde los candidatos propusieron reformas para desmontar su gestión.

Pablo Iglesias, 37 años, del partido antiliberal Podemos; Albert Rivera, 36 años, del nuevo partido de centro-derecha Ciudadanos; y Pedro Sánchez, líder del socialista PSOE, de 43 años, confrontaron sus ideas durante casi dos horas en un debate sin precedentes organizado por el diario El País y retransmitido por internet.

Utilizando instrumentos de evaluación en directo de los tres candidatos, desconocidos del gran público al inicio de la legislatura de Rajoy en 2011, el debate trató los temas que más preocupan a los españoles: empleo, economía, educación, corrupción.

También la unidad del país, amenazada por el auge del movimiento independentista en Cataluña, gran región del noreste.

Así, sobre el desempleo, que afecta a más del 22% de los activos, Rivera propuso un modelo de contrato único que ponga fin "al modelo del PP y del PSOE" que condujo a "90% de contratos basura".

Sánchez se comprometió a suprimir completamente la reforma laboral adoptada en los últimos años por la derecha, una flexibilización que en su opinión provocó "más paro, desigualdad y precariedad".

"Desgraciadamente, todos los últimos gobiernos han aplicado la misma receta: apretarse el cinturón para salir de la crisis", denunció por su parte Iglesias, defendiendo un "empleo de calidad", ayudas a las pequeñas y medianas empresas y a los trabajadores autónomos.

Todos defendieron reformas que permitan el retorno de los científicos que tuvieron que irse a trabajar fuera del país, "12.000 cerebros" en fuga, según Iglesias. También, una reforma profunda del sistema educativos, para el que Rivera pidió un "pacto nacional".

"Rajoy ha despreciado el sistema educativo. Hay 35.000 profesores menos", aseguró Sánchez.

Tras dos debates entre Rivera e Iglesias, líderes de los jóvenes partidos emergentes que amenazan con poner fin a la hegemonía bipartidista de PP y PSOE, este es el primero que cuenta con la participación de Sánchez.

Rajoy, de 60 años, invitado también por El País, declinó participar. Mientras se realizaba el debate, el mandatario conservador era entrevistado en directo en el canal de televisión privado Telecinco.

Allí explicó su decisión de acceder a un único debate contra Sánchez, previsto el 14 de diciembre.

"Yo he hecho exactamente lo mismo que se ha hecho en España desde que hay debates electorales, aquí el debate siempre ha sido entre el presidente del gobierno y el líder de la oposición", afirmó.

"Al final he hecho lo que siempre se hizo en España, lo de siempre", recalcó.

Según sondeos publicados el domingo y el lunes, el PP de Rajoy encabeza las intenciones de voto de los españoles a 20 días de los comicios, seguido muy de cerca por Ciudadanos, en fuerte alza desde el verano boreal, el PSOE y Podemos.

AFP