Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Hillary Clinton cuando era secretaria de Estado testificando por el caso de los cuatro estadounidenses muertos en Bengasi, el 22 de octubre de 2015 en Washington, DC

(afp_tickers)

El ataque mortal contra el consulado de Estados Unidos en Bengasi, en 2012, continúa siendo un dolor de cabeza para la candidata a la Casa Blanca Hillary Clinton, esta vez en forma de una película de acción de Hollywood.

El filme sobre los dos ataques que dejaron cuatro estadounidenses muertos, incluido el embajador Chris Stevens, se ha ganado los elogios de los conservadores porque de forma indirecta critica la gestión de Clinton, entonces secretaria de Estado.

"13 Horas: los soldados secretos de Bengasi" cuenta la noche del 11 al 12 de septiembre de 2012 a través de la mirada de seis personajes, exsoldados de élite estadounidenses contratados por la CIA para proteger sus instalaciones secretas en esa ciudad libia.

La película retrata su heroica lucha durante esa noche con incesantes explosiones, características de las películas de Michael Bay ("Transformers", "Pearl Harbor", "Armageddon"), para repeler los ataques.

Un primer ataque ocurrió a inicios de la tarde contra el consulado estadounidense, donde Stevens falleció rápidamente asfixiado en un incendio provocado por los atacantes islamistas. El analista Sean Smith también falleció.

Algunas horas más tarde ocurre un segundo asalto contra unas instalaciones de la CIA, a dos kilómetros del consulado. Los seis exsoldados defendieron el edificio disparando desde el techo contra decenas de hombres fuertemente armados.

El exsoldado Tyrone Woods y el operador Glen Doherty perecieron en ese ataque.

La tesis del filme es simple: los hombres en Bangasi no recibieron ningún refuerzo de Washington o del Pentágono, pese a múltiples llamados de socorro.

Aunque Hillary Clinton y el presidente Barack Obama no son mencionados, la película retrata una burocracia política y militar incompetente, incapaz de enviar aviones de combate F-16 para demostrar fuerza durante el ataque. Un personaje llega a representar a un comandante militar ineficaz.

Los reportes de investigaciones parlamentarias confirmaron que no había disponibles ningún avión o dron armado ni un contingente terrestre que pudieran llegar a tiempo a Bengasi. Los republicanos del Congreso acusan a la administración de Obama de haber cometido negligencias, al dejar a los diplomáticos sin protección adecuada en una ciudad cada vez más peligrosa.

Hillary Clinton ya sobrevivió sin daños a una intensa audiencia de 11 horas ante el Congreso, convocada por sus adversarios republicanos en octubre pasado.

Para los conservadores, la película es un arma de persuasión a millones de espectadores potenciales, que no conocen los detalles de este caso.

- "Hillary mentirosa" -

La cadena Fox News, con una importante audiencia republicana, dedicó un tiempo considerable de su espacio a "13 Horas".

El lunes, la presentadora estrella Megyn Kelly invitó a los protagonistas en la vida real. Según ella, la película muestra "las llamadas desesperadas de ayuda que no fueron respondidas por la administración del presidente Obama, incluido el departamento de Estado de Hillary Clinton".

"Pienso que ellos ni siquiera intentaron", dijo uno de los excombatientes, Kris Paronto, un exranger del Ejército.

Recientemente, la madre del fallecido embajador, Patricia Smith, sentenció en el mismo canal y en medio del llanto: "Hillary es una mentirosa".

Patricia Smith y el padre de Tyron Woods acusan a la exsecretaria de Estado de haberles personalmente asegurado que el ataque se debía a un video islamófobo que había provocado manifestaciones en el resto del mundo árabe. Pero más tarde se supo que fue planificado.

En los círculos conservadores, desde el presentador de radio Hugh Hewitt hasta el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, la película es clave para comprender la responsabilidad de Clinton en esta tragedia.

Aunque los productores aseguran que el filme no es político, la estrategia de mercadeo se focalizó en el público conservador, militares y religiosos.

"Los conservadores dirán que esta película hace ver mal la decisión demócrata tomada entonces. Nuestra meta es mostrar este increíble heroísmo que pasó a segundo plano a causa de la política", dijo el vicepresidente de Paramount, Rob Moore, al Hollywood Reporter.

Hillary Clinton se ha limitado a decir que no tiene tiempo de ver la película. Pero ¿el filme puede cambiar su imagen?

"Hoy, ella compite por las primarias demócratas, y eso podría no afectarla tanto. Pero podría plantear la pregunta de su capacidad para ser elegida", dijo a la AFP Timothy Hagle, profesor de ciencias políticas de la universidad de Iowa, donde las primarias arrancarán el 1 de febrero.

"Esto podría hacer dudar a la gente", principalmente a los electores indecisos, cuando se acerquen las presidenciales de noviembre, estimó.

En su primera semana en las salas, "13 Horas" se ubicó cuarta en la taquilla, lejos de los éxitos de filmes de acción militar como "Francotirador".

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP