China anunció este jueves el freno de su producción industrial y la caída de las inversiones, a su mínimo nivel en 21 años, unos datos peores de lo esperado en plena guerra comercial.

La producción industrial aumentó un 4,7% en octubre en relación al mismo periodo del año anterior, frente al 5,8% de septiembre.

Por su parte las ventas al pormenor, que reflejan el consumo, aumentaron un 7,2%, su ritmo más lento en seis meses.

El crecimiento de la inversión en capital fijo fue de 5,2% en octubre, según la oficina nacional de estadísticas (BNS), su nivel más bajo desde al menos 1998.

La publicación de estos datos llega con China inmersa desde hace un año en una dura guerra comercial con Estados Unidos.

El conflicto, que ha ha llevado a ambas economías a imponerse aranceles punitivos por miles de millones de dólares, afecta al crecimiento del gigante asiático y amenaza a la economía mundial.

"Hay que tener en cuenta que la economía mundial frena, con inestabilidad y numerosas incertidumbres a nivel internacional", dijo un portavoz de la BNS, Liu Aihua.

Los expertos consultados por la agencia de prensa financiera Bloomberg preveían para octubre un freno de la producción industrial y de las ventas al pormenor pero menos pronunciado (respectivamente 5,4% y 7,8%).

"No solo los datos del mes de octubre son débiles pero se perfilan otros problemas en el horizonte", en particular en el sector de la construcción, uno de los pilares del crecimiento en China, apunta el analista Martin Lynge Rasmussen, de la consultora Capital Economics.

El primer signo de estas dificultades es la producción de materiales, clave en el sector de la construcción, que en octubre retrocedió (-0,6% para el acero bruto y -2,5% para el cemento), apunta el economista Ting Lu, del banco Nomura.

"El sector inmobiliario será un freno importante para la economía china en 2020", apunta Ting, que revela además un "ligero retroceso" de la venta de nuevas viviendas.

En este contexto económico tenso, el primer ministro Li Keqiang pidió esta semana más esfuerzos para apoyar el crecimiento, según la agencia oficial Xinhua.

Li subrayó en particular la importancia de apoyar a las pequeñas y medianas empresas, las que más empleos crean.

China y Estados Unidos están negociando un acuerdo preliminar que podría ser firmado este mes y daría un respiro a la guerra comercial.

"Podría estimular las inversiones de las empresas a corto plazo", indica Martin Lynge Rasmussen, que se muestra sin embargo más prudente a largo plazo.

El presidente estadounidense Donald Trump esperaba firmar un acuerdo comercial parcial el próximo fin de semana con el presidente chino durante un foro en Chile del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (Apec).

Pero las protestas en el país llevaron al gobierno a anular la cumbre y por el momento no hay lugar ni fecha para la firma del posible acuerdo.

Etiquetas

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes