Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Cascos azules senegaleses vigilan centros de votación en Bangui el 30 de diciembre de 2015

(afp_tickers)

Los centroafricanos votaban este miércoles con fervor y en calma para elegir presidente y Parlamento, en unas elecciones que constituyen una etapa importante para empezar a salir de tres años de violencia que causaron una crisis sin precedentes en su empobrecido país.

En la capital Bangui, los colegios electorales abrieron con un poco de atraso respecto a la hora fijada (07H00 GMT), por lo que la votación continuaba más allá de la hora de finalización prevista, a las 16H00 locales (15H00 GMT).

Una hora después del inicio de los comicios, los circuitos aún permanecían cerrados en partes de la ciudad, en particular en el enclave musulmán PK-5 que el papa Francisco visitó el pasado mes durante su gira africana.

Aquí, extremistas de la ex rebelión Seleka mataron a cinco habitantes que se disponían a votar en el referendo del 13 y 14 de diciembre, en el que se aprobó una nueva Constitución.

Los Cascos Azules de la ONU y policías centroafricanos estaban desplegados en la capital para garantizar la seguridad de los comicios, en particular en esa zona

"Voto porque soy patriota. Para construir el país, los hospitales y también escuelas", explicaba a la AFP, Usmann, de 27 años.

Este fervor se manifestó en el conjunto de la capital, donde a mitad de la tarde no se había reguistrado ningún incidente violento.

"Hoy debemos cambiar el destino del país. Esta vez es necesario que el sufragio del pueblo no sea desvirtuado", comentaba en el segundo distrito de la capital Philippe Bodo, un administrador civil. "Elegiremos a un buen presidente para el país", aseguraba por su parte Lucie, una joven electora.

La República Centroafricana, con 4,8 millones de habitantes, es un país esencialmente rural.

Treinta candidatos participan en esta elección presidencial y alrededor de unos 1.800 aspiran a ser elegidos diputados, según datos de la Autoridad Nacional Electoral (ANE).

- Tras varias postergaciones -

Las elecciones, previstas para el 27 de diciembre después de varios aplazamientos, se celebraban finalmente este miércoles . Uno de los motivos fueron problemas de logística como el transporte del material electoral en el interior del país.

En esta jornada, la ANE reveló que había "errores materiales en las listas de votación en varias circunscripciones electorales", tanto en Bangui como en provincia.

"En algunas localidaes, inclusive, las hojas de votación no llegaron a los colegios electorales", indicó en un comunicado la ANE, según la cual esto probablemente provocará que haya cierto número de "elecciones parciales", una vez que se constaten todos los problemas.

Según elementos recogidos por la AFP, las actividades electorales habían comenzado y se desarrollaban normalmente en varias ciudades de provincia, en particular en Buar, Berberati, Bossangoa, Bambari o Ndélé, localidad esta última en que el referendo fue perturbado por hombres armados.

Entre los candidatos a la presidencia destacan Anicet Georges Dologuélé y Martin Ziguélé, ambos ex primeros ministros del fallecido presidente Ange-Félix Patassé, y Abdoul Karim Méckassua, varias veces ministro del expresidente François Bozizé.

- ONU pide elecciones pacíficas y creíbles -

La República Centroafricana está sumida en el caos desde que la exrebelión Seleka, de mayoría musulmana, derrocó al presidente François Bozizé en marzo de 2013 y fue luego expulsada del poder por una intervención internacional a principios de 2014.

Dirigido desde entonces por la presidenta de la transición, Catherine Samba Panza, el país intenta desde entonces curar sus heridas y recuperar una economía arruinada.

Los tres últimos presidentes no podían presentarse en estos comicios. Dos de ellos, François Bozizé y Michel Djotodia, actualmente exiliados, son objeto de sanciones internacionales y Samba Panza lo tiene prohibido por la Carta de transición.

El martes, víspera de esta elección, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, había exhortado a la República Centroafricana "a que garantice elecciones pacíficas y creíbles".

La Misión de las Naciones Unidas en la República Centroafricana (MINUSCA) se desplegó este miércoles para garantizar la seguridad de las elecciones.

También el ejército centroafricano, la gendarmería y la policía se desplegaron, en particular en sitios "sensibles" como el PK-5 de Bangui.

La fuerza militar francesa Sangaris se movilizó en especial en dos lugares: Bossangoa (oeste), feudo de François Bozizé, y Kaga Bandoro, en la entrada de la zona en la que la exrebelión Seleka sigue presente.

Debido al gran número de candidatos, el escrutinio de los votos y el envío de los resultados a la ANE se anuncian desde ya largos y complicados.

Tras el referéndum, los resultados fueron anunciados ocho días después del voto.

Una probable segunda vuelta en la elección presidencial está prevista para el 31 de enero.

AFP