Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La página en Facebook titulada en árabe "No son refugiados son criminales", con denuncias que apuntan a que agentes del régimen de Bashar Al Asad podrían estar mezclados con los migrantes, en una imagen tomada el 15 de octubre de 2015 en París

(afp_tickers)

Después de los temores de que entre los refugiados que llegan a Europa pudiera haber "terroristas", ahora varias denuncias apuntan a que agentes del régimen de Bashar Al Asad podrían estar mezclados con los migrantes.

"Hoy hay criminales de guerra que encuentran refugio en Francia y en Europa", contó recientemente ante la asamblea francesa Ziad Al Isa, médico franco-sirio que representa a la Unión de Organizaciones de Rescate y Cuidados Médicos en Siria.

La posibilidad de que entre los desplazados del conflicto y los refugiados que huyeron de la persecución del gobierno de Al Asad, pudiera haber 'shabihas', agentes de los servicios secretos del gobierno, provoca angustia entre los activistas sirios. Según ellos, el régimen es responsable de un 80% del total de 250.000 víctimas del conflicto, que se inició en 2011 con unas revueltas populares.

La oposición afirma que los 'shabihas' son bandas de matones y de sicarios armados al servicio del régimen que reprimen a los disidentes y son responsables de muchas violaciones de los derechos humanos. Muchos pertenecen a la minoría alauita, al igual que el presidente sirio.

De los 600.000 migrantes que han emprendido el viaje hacia Europa por el Mediterráneo, la ONU estima que la mitad de los desplazados son sirios, muchos de ellos provenientes de dentro de las fronteras del país, y no de los campos de refugiados ubicados en países limítrofes. Muchos escaparon de zonas que están controladas por el régimen de Asad.

Un empleado sirio de una ONG internacional, que pidió no ser identificado, dijo a la AFP que en una misión de evaluación en la isla griega de Kos identificó a varios antiguos colaboradores del gobierno. Los migrantes, todos miembros de una misma familia originaria de Tartus, en el noroeste de Siria, llegaron junto a otras personas a la isla provenientes de Turquía. "Nosotros también somos víctimas de la guerra", intentó explicar uno de ellos, ante las miradas hostiles del resto de sus compatriotas.

- "No son refugiados, sino criminales" -

El fenómeno sigue siendo difícil de cuantificar. Una página en Facebook titulada en árabe "No son refugiados son criminales" está llena de fotos con denuncias. En algunas fotografías se ve a combatientes en la línea del frente, posando junto a cadáveres o portando fotos de Asad. Otras imágenes muestras supuestamente a los mismo hombres en Europa, sentados en un café, posando como turistas delante de la Puerta de Brandenburgo, en Berlín.

Pese a que las imágenes no constituyen pruebas, el contraste es llamativo.

"Tomamos esta iniciativa tras haber recibido testimonios de refugiados sirios, estupefactos tras haberse cruzado en Europa con sus torturadores", explicó a la AFP Qutaiba Yacine, uno de los promotores de la cuenta. "Estamos actuando para recoger testimonios para desenmascararlos", destacó Yacine, quien contabiliza "cerca de 500" agentes del régimen que ahora viven en Europa.

"Yo no estoy seguro de la autenticidad de estas imágenes", comentó el politólogo Ziad Majed, que explica que muchos jóvenes alauitas intentan huir del país para evitar ser reclutados a la fuerza. "Es un tema muy difícil, también puede ser que haya 'shabihas' implicados en crímenes de guerra", afirmó el académico.

- Identidades falsas -

"El tema tiene que ser abordado", dijo bajo condición de anonimato un magistrado de un tribunal francés que analiza las peticiones de asilo. En las entrevistas que realiza la Oficina Francesa para los Refugiados y los Apátridas (OFPRA) se intentan detectar este tipo de casos, pero "es muy difícil", reconoce el funcionario. "Hay tantos casos de identidades falsas, de testimonios falsos (...) nadie va a alardear de este tipo de cosas", contó.

Un fuente cercana al tema reconoció que en la situación actual de caos que hay en Europa, donde no hay una formalidad para la entrada, no sería "sorprendente" que algunos antiguos colaboradores del régimen pudieran haber logrado llegar a Europa. "Por esto es importante que haya centros de recepción para los refugiados abiertos en las puertas de Europa", estimó Celine Schmitt, una portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

AFP