Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan (izq), tras votar en las elecciones legislativas turcas, en Estambul el 1 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

Para unos es el "salvador" de Turquía, para otros un "dictador". A pesar de estar cada vez más cuestionado, el presidente Recep Tayyip Erdogan confirmó este domingo en las urnas que sigue siendo el líder indiscutible del país.

Su sueño de instaurar una "superpresidencia" se quebró en las elecciones legislativas de junio pasado. Pese a involucrarse personalmente en la campaña, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) perdió la mayoría absoluta en el Parlamento.

Lejos de dejarse amedrentar, Erdogan, apodado el "sultán", volvió a la carga.

Durante semanas, dejó que se estancaran las conversaciones para la formación de un gobierno de coalición y, al constatar su fracaso, llamó de nuevo a las urnas, por cuarta vez en dos años, convencido de poder "rehacerse".

Apenas más discreto que en junio, continuó haciendo campaña por un "gobierno de un solo partido". "No llegué a este puesto caído del cielo", dijo, haciendo valer que fue elegido presidente con el 52% de los votos en agosto de 2014.

Y este domingo, contra todo pronóstico, su partido consiguió la mayoría absoluta en el parlamento.

A sus 61 años, Erdogan sigue siendo el jefe político más popular y carismático de su país desde Mustafá Kemal Ataturk, el emblemático padre de la República laica.

Se convirtió en jefe de gobierno en 2003, sobre las ruinas de una grave crisis financiera. Para sus partidarios, es el hombre del milagro económico y de las reformas que liberaron a la mayoría religiosa y conservadora del país del yugo de la élite laica.

Pero también se ha convertido en los últimos dos años en la figura más criticada en Turquía, denunciado por su deriva autocrática e islamista.

La espectacular operación policial lanzada esta semana contra dos cadenas de televisión cercanas a la oposición no ha hecho más que reforzar la inquietud de quienes --como el jefe de la oposición, Kemal Kiliçdaroglu--, lo acusan de querer "restablecer el sultanato".

Lujoso, gigantesco y extravagante, el palacio de 500 millones de euros en el que se instaló hace un año en las afueras de Ankara se ha convertido en el símbolo de su "delirio de grandeza".

- De vendedor ambulante a presidente -

Hijo de un oficial de la guardia costera, Erdogan se enorgullece no obstante de tener orígenes modestos.

Creció en el barrio popular de Kasimpasa en Estambul, donde fue educado en un colegio religioso y más tarde fue vendedor ambulante. Durante un tiempo, soñó con ser futbolista, pero acabó lanzándose a la política dentro del movimiento islamista.

Elegido alcalde de Estambul en 1994, triunfó en 2002 cuando su AKP ganó las elecciones legislativas y se convirtió en primer ministro un año más tarde, una vez amnistiado de una pena de prisión impuesta por haber recitado en público un poema religioso.

Durante años, su modelo de democracia conservadora, aliando capitalismo liberal e islam moderado, encadenó éxitos, gracias al crecimiento económico y a sus planes de entrar en la UE.

Reelegido en 2007 y 2011, ambicionó entonces permanecer en el poder hasta 2023 para celebrar el centenario de la República turca.

Pero el escenario se complicó a mediados de 2013, cuando durante tres semanas más de tres millones y medio de personas pidieron en las calles su dimisión reprochándole su mano de hierro y su política cada vez más islamista.

Erdogan respondió con una represión severa. Seis meses más tarde, un escándalo de corrupción hizo tambalear las bases de su gobierno.

Su posición se ha debilitado aún más en los últimos meses. Sus rivales lo acusan de haber reavivado el conflicto kurdo con el único fin de apuntalar sus ambiciones, y sus discursos airados, provocadores, inquietan cada vez más. Un reciente sondeo revela que 64,8% de los turcos le teme.

Erdogan se ríe de quienes le llaman "dictador" pero persigue por "insulto" a todos los rivales, periodistas o simples ciudadanos que lo cuestionan.

Si bien ha prometido "respetar" el veredicto de las urnas el domingo, algunos dudan que Erdogan acabe aceptando compartir el poder.

AFP