Navigation

Erdogan amenaza con expulsar a "terroristas" de la frontera con Siria si fracasa el acuerdo con Rusia

Recep Tayyip Erdogan habla durante la rueda de prensa que ofreció junto al presidente ruso, Vladimir Putin, tras su reunión del pasado 22 de octubre en Sochi, al suroeste de Rusia afp_tickers
Este contenido fue publicado el 26 octubre 2019 - 12:46
(AFP)

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenazó el sábado con "expulsar a los terroristas" kurdos de la frontera del norte de Siria si sus milicias no se retiran de la región en los plazos fijados en un acuerdo suscrito por Turquía con Rusia.

"Si los terroristas no se retiran al término de las 150 horas [plazo a partir de las 09h00 GMT del 23 de octubre, según el acuerdo] tomaremos el control y los expulsaremos" dijo Erdogan en un discurso televisado en Estambul, refiriéndose a las milicias kurdas de las Unidades de Protección Popular (YPG).

En virtud del acuerdo que firmaron el martes pasado Vladimir Putin y Recep Tayyip Erdogan en Sochi (Rusia), Moscú debe "facilitar la retirada" de las fuerzas kurdas y de su armamento de una franja que abarca hasta 30 km desde la frontera turca, en el noreste de Siria, un país que linda con Turquía.

Moscú y Ankara previeron iniciar patrullas comunes en esta zona tras un plazo de 150 horas, que expira el martes a las 18H00 (15H00 GMT).

Sin embargo, Turquía mantiene el control en otra región del noreste, de 120 km de largo, donde su ejército ya está desplegado y que conquistó a través de una ofensiva lanzada el 9 de octubre contra las YPG.

Pese a la amenaza, Erdogan destacó que Turquía había alcanzado "en gran medida" su objetivo de establecer una "zona de seguridad" para protegerse de ataques yihadistas del grupo Estado Islámico y de combatientes kurdos de las YPG, a las que Ankara considera "terroristas".

Erdogan también instó a la comunidad internacional a apoyar a Turquía en su intento de establecer esa zona, donde quiere instalar a cerca de 3,6 millones de refugiados sirios que Ankara acoge actualmente.

De nuevo, advirtió que "si no se apoyan los proyectos que estamos desarrollando para permitir la vuelta de uno a dos millones [de esos refugiados] en una primera etapa, no tendremos más remedio que abrir nuestras puertas y dejarlos ir a Europa".

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.