Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Vecinos se acercan al lugar del ataque contra una boda, el 20 de agosto de 2016, en Gaziantep, sureste de Turquía

(afp_tickers)

El presidente Recep Tayyip Erdogan estimó este domingo que el grupo Estado Islámico (EI) es el "probable autor" del atentado que dejó al menos 30 muertos y 94 heridos en una boda que se celebraba la noche del sábado en Gaziantep, ciudad del sureste de Turquía situada cerca de la frontera siria.

En la cadena CNN-Turk, el gobernador Alí Yerlikaya indicó la noche del sábado al domingo que el balance había pasado a por lo menos 30 muertos y 94 heridos.

Con anterioridad, había evocado "un horrible atentado terrorista", cometido quizás por un kamikaze, en esta ciudad situada cerca de la frontera siria.

Este nuevo atentado en Turquía se produjo a las 22H50 (19H50 GMT) en Gaziantep, ciudda de más de millón y medio de habitantes situada a sólo 60 km de la frontera siria.

"Condenamos a los traidores que organizaron y perpetraron este ataque", agrega el texto.

Erdogan señaló la mañana del domingo a EI. En un comunicado, el presidente turco dijo que no hay "ninguna diferencia" entre el predicador en exilio Fethullah Gülen, al que acusa de urdir la intentona golpista del 15 de julio; el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) y el grupo yihadista EI, "probable autor del atentado de Gaziantep".

"Nuestro país, nuestra nación, sólo pueden reiterar un único mensaje a quienes nos atacan: ¡fracasarán!", escribe el presidente turco.

Un responsable turco declaró que "según las primeras informaciones la ceremonia se celebraba al aire libre" en un barrio de Gaziantep con fuerte concentración poblacional kurda, lo que parecía reforzar las especulaciones sobre un atentado yihadista.

Numerosos kurdos participaban en la boda, incluyendo gran número de mujeres y niños. "Muchos kurdos perdieron la vida", deploró el partido prokurdo HDP, que condenó el atentado en un correo electrónico.

El presidente Erdogan consideró asimismo que los autores del ataques buscaban sembrar la división entre los diferentes grupos étnicos que viven en Turquía.

Numerosos yihadistas perciben a los kurdos como sus peores enemigos. En la vecina Siria, las milicias kurdas se enfrentan a EI.

Las televisiones mostraron ambulancias que llegaban al lugar donde yacían cuerpos en el suelo cubiertos con lienzos blancos.

Varias personas llegaron al lugar empuñando banderas turcas y gritando "el país no puede ser dividido", otras les intentaron arrebatar las banderas y las policía disparó al aire para dispersarlas.

Como en cada atentado importante, las autoridades turcas prohibieron la difusión de imágenes en directo por televisión y las redes sociales.

El viceprimer ministro Mehmet Simsek, también diputado de Gaziantep, consideró que "atacar una boda es algo bárbaro". "El objetivo del terror es atemorizar a la población, pero no lo aceptaremos", dijo por televisión. Simsek también evocó la posibilidad de un atentado suicida.

- Serie de atentados -

El sureste y el este de Turquía fueron blanco a mediados de semana de tres atentados que dejaron 14 muertos y el gobierno atribuyó al PKK kurdo.

La guerrilla kurda, después de una calma relativa tras la intentona golpista del 15 de julio en Turquía, parece haber reanudado una intensa campaña de atentados contra las fuerzas de seguridad.

La ciudad de Gaziantep se ha convertido en un punto de paso de numerosos refugiados sirios que huyen de la guerra civil que dura más de cinco años y medio en el país.

Pero, además de refugiados y militantes opositores, en la región están presentes un número significativo de yihadistas.

Turquía sufre desde hace más de un año una serie de atentados muy mortíferos atribuidos a EI o al PKK, sobre todo en las ciudades de Ankara y Estambul.

La explosión de Gaziantep se produjo el mismo día en que el primer ministro, Binali Yildirim, anunció por la mañana que Turquía quiere tener un papel "más activo" en la solución de la crisis en Siria con el fin de que "detener el baño de sangre".

"Lo queramos o no, Asad es hoy uno de los actores" de la guerra en este país y es posible "hablarle para la transición", dijo Yildirim, aunque excluyó que sea Turquía quien lo haga.

"El PKK, Daech y Asad no deberían formar parte del porvenir de Siria", dijo, y añadió que Turquía, Irán, Rusia y Estados Unidos deberían buscar una solución juntos.

Estas palabras llegan cuando Ankara se ha reconciliado con Rusia y aceleró sus contactos con Irán, con un intercambio de visitas de los ministros de Exteriores truco e iraní en el plazo de una sola semana.

Tanto Rusia como Irán apoyan activamente al presidente sirio, Bashar al Asad. Turquía respalda a los rebeldes.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP