El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, denunció la agresión a seguidores de Radiohead por parte de extremistas el viernes en Estambul, que desató protestas en Turquía, pero calificó de "error" el que estos consumieran alcohol durante el ramadán.

"Las dos partes son responsables en este asunto", señaló el islamoconservador Erdogan, citado este lunes por la agencia de prensa Dogan.

"Es erróneo embarcarse en una actividad que desborda a la calle en un día de ramadán y es erróneo intervenir con la fuerza bruta", afirmó el hombre fuerte de Turquía.

Varios seguidores de Radiohead que celebraban en una tienda de discos de Estambul la publicación del nuevo álbum de la banda británica, 'A moon shaped pool', fueron agredidos por una veintena de hombres encolerizados que les reprochaban el ruido y el consumo de alcohol.

El incidente dejó al menos un herido y desencadenó una manifestación de 500 personas al día siguiente contra el autoritarismo del presidente turco, violentamente reprimida por la policía con gases lacrimógenos y mangueras en el mismo barrio cosmopolita y bohemio de Cihangir.

Erdogan también criticó a quienes, según él, "explotaron este lamentable incidente" con fines políticos para denunciar a su régimen.

La prensa de oposición turca vio en esta agresión una motivación islamista y el resultado de la intolerancia creciente de los medios conservadores respecto a los diferentes maneras de vivir en Turquía, un país de mayoría musulmana pero oficialmente laico.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes