Navigation

Erdogan dice que Turquía "boicoteará" productos electrónicos estadounidenses

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, habla en el palacio presidencial, en Ankara, el 9 de julio de 2018 afp_tickers
Este contenido fue publicado el 14 agosto 2018 - 08:59
(AFP)

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo este martes que su país iba a "boicotear" los productos electrónicos estadounidenses, en un contexto de crecientes tensiones en las relaciones entre Ankara y Washington en las últimas semanas.

"Vamos a aplicar un boicot contra los productos electrónicos estadounidenses", dijo Erdogan en un mensaje por televisión.

"Si (Estados Unidos) tiene iPhones, hay Samsung de otro lado", dijo Erdogan durante un discurso en Ankara.

El iPhone es el aparato de la marca estadounidense Apple y Samsung es el gigante de la electrónica surcoreano.

"Nosotros (también) tenemos nuestros Venus y Vestel", agregó en alusión a marcas electrónicas turcas.

Los productos de Apple son muy utilizados en Turquía, incluso por Erdogan quien suele ser fotografiado con un iPhone o una tableta electrónica iPad en la mano.

Durante el intento de golpe de Estado del 15 al 16 de julio de 2016, Erdogan había instado a sus seguidores a salir a la calle a través de la aplicación telefónica FaceTime, desarrollada por Apple.

Las airadas declaraciones del presidente turco llegan en un momento en el que Ankara y Washington, dos aliados en el seno de la OTAN, atraviesan una crisis diplomática que preocupa a los mercados en Turquía y que aceleró el colapso de la lira turca.

Después de varios meses de tensiones, las relaciones se complicaron más tras la detención en Turquía de un pastor estadounidense, Andrew Brunson.

Estados Unidos impuso entonces sanciones contra dos ministros turcos y Ankara respondió con medidas similares. Acto seguido, el presidente estadounidense, Donald Trump, anunció el aumento de las tasas de importación del acero y el aluminio turcos.

Estas disputas provocaron que la lira turca se hundiera estos últimos días.

La divisa parecía sin embargo remontar este martes, al día siguiente de que el banco central turco anunciara una serie de medidas.

Erdogan acusó de este colapso a un "complot político" urdido según él desde Estados Unidos.

"No dudan en utilizar la economía como un arma", declaró este martes y aseguró en cambio que la economía turca funcionaba "como un reloj, gracias a Dios".

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.