Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, y su par chilena, Michelle Bachelet, en el palacio presidencial de La Moneda, el 1 de febrero de 2016

(afp_tickers)

Turquía apunta a ampliar sus lazos diplomáticos y comerciales con Sudamérica, y Chile es la puerta de entrada a la región, dijo este lunes el presidente Recep Tayyip Erdogan en Santiago, en el inicio de una gira que continuará en Perú y Ecuador.

Erdogan -que arribó a Chile el domingo- aprovechó sus discursos públicos para destacar el papel vital que cumple su país en la recepción de refugiados de Siria e Irak y llamó a las potencias del mundo a sincerarse e intensificar la ayuda a los desplazados, y a luchar contra el terrorismo sin diferenciar el origen de esos grupos.

Para Erdogan, Chile es la puerta a América Latina gracias al Tratado de Libre Comercio (TLC) que ambos países suscribieron en 2011.

"Chile es un país clave para nuestra apertura en América Latina y el Caribe. Esta estrategia de apertura estos últimos 10 años ha tenido un impulso muy importante", aseveró el mandatario turco según su traductor oficial, tras reunirse con la presidenta chilena, Michelle Bachelet, en el Palacio de La Moneda en Santiago.

"Turquía inicia en Chile su acercamiento a América Latina", afirmó, por su parte, Bachelet.

En el último decenio, Turquía, que ha abierto nuevas misiones diplomáticas, ha empezado a incrementar su presencia en América Latina, como lo demuestra el intercambio comercial, que se ha multiplicado por nueve, alcanzando los 10.000 millones de dólares en 2014.

"Creemos que hay espacio para expandir y diversificar nuestro comercio", dijo Bachelet, en particular, con la inclusión "de nuevos productos y servicios. Esperamos iniciar negociaciones en este sentido en el corto plazo", agregó.

- Nuevos mercados -

Gracias al TLC, el comercio bilateral entre Chile y Turquía, que este año celebran los 90 años del establecimiento de relaciones bilaterales, pasó de 350 millones de dólares desde su entrada en vigor a casi 700 millones de dólares el pasado año.

Durante esta visita, ambos países suscribieron un acuerdo para estrechar la relación entre las agencias de cooperación, y Erdogan manifestó su intención de integrar a Turquía en la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal), organismo dependiente de la ONU y cuya sede está en Santiago, donde el mandatario turco daba una conferencia magistral este lunes.

Erdogan, quien ya se vio obligado a cancelar una visita a Chile en 2010, cuando era primer ministro, por problemas internos en su país, es el segundo mandatario turco que visita Chile tras la realizada por Suleyman Demirel, en 1995.

En 2015, Erdogan visitó Cuba, Colombia y México en el marco de su estrategia de acercamiento a América Latina.

Y es que Turquía busca acceder a nuevos mercados, más allá de Oriente Medio y los Balcanes, sus socios comerciales históricos.

En esa línea, durante una conferencia de media hora en la sede de Cepal, Erdogan destacó que planea ampliar el número de embajadas en la región, que en la actualidad son 13. Además, el mandatario destacó que es necesario firmar nuevos "tratados de libre comercio, ellos son básicos", para dinamizar la relación comercial.

Más allá de lo económico, Turquía logró en los últimos años una fuerte presencia en Sudamérica en el plano cultural con la difusión de sus telenovelas. 'Las mil y una noches' y otras producciones turcas han alcanzado cifras récord de televidentes en una moda que comenzó en Chile y se expandió a sus vecinos.

-Crisis de refugiados -

En Santiago, Erdogan también habló de la crisis de los refugiados que huyen de los conflictos de Siria e Irak. Más de 2,5 de personas han buscado cobijo en Turquía, que ha gastado más de 9.000 millones de dólares, según el presidente.

Turquía vive "en primera persona" la crisis de refugiados, dijo Erdogan, para quien su país es una vía de escape para miles de personas que tratan de llegar a Europa, huyendo de la guerra, la pobreza y las persecuciones.

"Todos estos dramas de refugiados que vemos en la televisión, estos cuerpos de las personas que han fallecido son los símbolos de todo este conflicto", aseveró Erdogan.

"Quiero valorar el rol de Turquía frente a la enorme crisis humanitaria que hoy enfrenta el mundo. Turquía es un actor clave al ser el principal canal de recepción de refugiados sirios", manifestó la presidenta Bachelet.

Según la Organización Internacional de Migraciones (OIM), hasta el 28 de enero, 55.529 personas habían llegado a Europa por el Mediterráneo, un promedio de unas 2.000 diarias.

El Gobierno turco cerró un acuerdo con la Unión Europea (UE) en noviembre para que frene el flujo de migrantes, a cambio de una ayuda financiera de 3.000 millones de euros (3.270 millones de dólares).

Sin embargo, en Cepal, Erdogan reiteró su petición de ayuda a la comunidad internacional, a la que llamó a demostrar "un comportamiento sincero" y llamó a no diferenciar a los refugiados por etnia o religión.

"Relacionar al terrorismo con una religión y a la gente que huye de la muerte expulsarlos, aislarlos", es un caldo de cultivo para el terrorismo, acotó Erdogan.

En esa línea, el presidente turco destacó que la comunidad internacional debe actuar unida ante el terrorismo y con la misma fuerza y recriminó que cuando Turquía sufre un acto terrorista no se genera la misma conmoción que cuando sucede en Europa.

Erdogan proseguirá su gira el martes en Perú y dos días después en Ecuador, país en el que cerrará su visita a América Latina.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP