Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Manifestantes sostienen fotografías de las víctimas del doble atentado que dejó 97 muertos en Ankara el 13 de octubre de 2015 en Estambul

(afp_tickers)

El presidente islamista conservador turco Recep Tayyip Erdogan anunció este martes una investigación interna sobre los atentados del sábado pasado en Ankara que dejaron 97 muertos, y que han provocado un alud de protestas contra el régimen a dos semanas de las elecciones.

En su primera aparición pública desde el peor atentado en la historia del país, Erdogan informó que pidió esa investigación al Consejo de Inspección del Estado (DDK) "para aportar una perspectiva diferente".

"Sin dudas hubo un error, una falla en algún momento. ¿De qué dimensión? Eso saldrá tras la investigación", afirmó.

Erdogan dijo que "según los informes recibidos" por Turquía, "este ataque terrorista tuvo sus orígenes en Siria".

El DDK es el organismo encargado de verificar el buen funcionamiento de los mecanismos del Estado, y recientemente investigó las circunstancias en torno a la muerte del expresidente Turgut Ozal, que murió en 1993 en circunstancias controvertidas.

Desde hace tres días Erdogan es objeto de duras críticas por parte de sus adversarios, en particular la oposición prokurda, que lo acusa de ser responsable de la masacre del sábado.

El jefe del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Selahattin Demirtas, declaró que Erdogan menospreció deliberadamente la seguridad de los partidarios de la causa kurda en Ankara, cuando se disponían a desfilar por la paz, momento en que estallaron las bombas.

Demirtas acusó igualmente a Erdogan de mantener vínculos con los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

Durante una entrevista concedida el lunes a la cadena de información CNN-Turk, Demirtas opinó que "el Estado Islámico no puede haber cometido un atentado de ese tipo sin apoyo del Estado turco".

Davutoglu designó el lunes al EI como "sospechoso número 1" del atentado.

El viceprimer ministro Numan Kurtulmus, portavoz del gobierno, indicó por su parte que se produjeron "varias detenciones" tras el atentado de Ankara. Kurtulmus precisó que ese ataque presentaba "similitudes" con el que causó 34 muertos el pasado 20 de enero en Suruç, cerca de la frontera siria.

Según el diario Hurriyet, el ADN de uno de los presuntos kamikazes de Ankara indicaría que se trata de un yihadista conocido por haber combatido en Siria.

Turquía fue acusada durante largo tiempo de ser demasiado complaciente con los yihadistas del EI en Siria. Pero tras el atentado de Suruç el gobierno islamoconservador de Erdogan lanzó una serie de ataques aéreos contra los yihadistas, y paralelamente contra los kurdos en Siria.

- Manifestaciones -

Desde el escrutinio del 7 de junio, la tensión entre el jefe de Estado y el HDP, el tercer partido en el parlamento, está al máximo. Con su 13% de los votos y 80 escaños, el HDP contribuyó ampliamente a hacer perder al partido de Erdogan la mayoría absoluta.

Por su lado el poder acusa al HDP de "complicidad" con los "terroristas" del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), con la esperanza de atraer al electorado nacionalista.

Desde el sábado, las manifestaciones se suceden en todo el país al grito de Tayyip asesino".

El martes la policía disperó violentamente una concentración en homenaje a las víctimas en el distrito de Kadikoy, en Estambul, y detuvo a cuatro personas. Otras protestas se produjeron en el centro de Ankara, constató un fotógrafo de la AFP.

AFP