AFP internacional

Recep Tayyip Erdogan habla durante un acto público este viernes 28 de abril en Estambul

(afp_tickers)

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que viajará a Washington a mediados de mayo, declaró este viernes que quiere abrir con su homólogo estadounidense, Donald Trump, una "nueva página" en las relaciones entre Turquía y EEUU, tras meses de tensiones por Siria y el golpe de Estado fallido.

"Estoy convencido de que escribiremos con Trump una nueva página en las relaciones turco-estadounidenses", declaró Erdogan durante un coloquio organizado por el centro de reflexión Atlantic Council en Estambul. El encuentro, previsto para el 16 de mayo, será el primero entre los mandatarios.

Las relaciones entre Turquía y EEUU, dos miembros de la OTAN, se han visto desgastadas en los últimos meses por las divergencias sobre Siria, en particular por el apoyo de Washington a las milicias kurdas de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG) que combaten a los yihadistas en el norte de Siria y que Ankara considera "terroristas".

"El apoyo, la ayuda concreta que Estados Unidos aporta a las YPG está perjudicando al espíritu de la alianza" entre los dos países, declaró Erdogan.

El jefe del Estado turco reiteró además que esperaba de Estados Unidos que detenga o extradite a Turquía al predicador Fetullah Gülen, designado por Ankara como el instigador del fallido golpe de Estado de julio.

El hecho de que Gülen, que vive en Pensilvania, "pueda continuar dirigiendo libremente sus actividades (...) nos incomoda seriamente", dijo Erdogan.

"Lo que esperamos es que (los estadounidenses) comprendan la amplitud de la amenaza a la que nos enfrentamos y que muestren su solidaridad", declaró el jefe del Estado turco.

Erdogan hizo estas declaraciones en medio de un tenso clima en la frontera turco-siria, en donde soldados turcos y miembros de las YPG intercambian disparos desde hace tres días.

Este viernes el ejército turco reportó que había contestado a disparos de cohetes desde zonas kurdas, con un saldo de "once terroristas neutralizados".

Las YPG son el principal componente de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza de combatientes kurdos y árabes que luchan contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Siria apoyadas por Estados Unidos.

Pero Turquía considera a las YPG como la extensión en Siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), una organización separatista que libra una sangrienta lucha armada desde 1984 y que es considerada como "terrorista" por Ankara así como por Estados Unidos y la Unión Europea.

Erdogan repitió que se oponía a cualquier participación de las YPG en una ofensiva para expulsar al EI de su bastión sirio de Raqa, añadiendo que propondría una fórmula diferente a Trump durante su visita a Estados Unidos.

Su idea es que Washington apoye solamente a los árabes sirios rebeldes entrenados por Ankara para conquistar Raqa. Una operación contra Raqa "no significa gran coste para nosotros, para Turquía, Estados Unidos, los miembros de la coalición internacional. Si no llegamos a tener éxito, ¿entonces porqué existimos?", se preguntó Erdogan.

AFP

 AFP internacional