AFP internacional

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan (izq.), saluda a varios seguidores durante su visita el 17 de abril de 2017 a la mezquita de Eyup Sultan, en Estambul

(afp_tickers)

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan rechazó este lunes las conclusiones de los observadores internacionales que cuestionaron la equidad en el referéndum para ampliar sus poderes, mientras celebraba su ajustada victoria con miles de seguidores en Ankara.

Un día después de ganar la votación con el 51,4% de los sufragios, una misión conjunta de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) y el Consejo de Europa consideró que la campaña no se había llevado a cabo de forma equitativa y que el referéndum no había estado "a la altura de los criterios" europeos.

El presidente estadounidense Donald Trump telefoneó el lunes por la noche a Erdogan para felicitarle por su victoria, informó la Casa Blanca. Esta llamada contrastó con una actitud más reservada de los líderes europeos.

"Preparan un informe a su conveniencia (...) ¡Manténganse en su lugar!, respondió Erdogan a en un discurso pronunciado en el palacio presidencial ante miles de seguidores. "No queremos y no tenemos en cuenta cualquier informe que ustedes puedan preparar", agregó.

El ministro de Exteriores turco declaró, por su parte, que las conclusiones de los observadores reflejaban una "aproximación sesgada y parcial".

Las dos mayores formaciones opositoras, el Partido Republicano del Pueblo (CHP, socialdemócrata) y el prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP) fueron más lejos al denunciar "manipulaciones" durante la votación y anunciar que pedirán el recuento de los votos.

Ambos partidos criticaron la decisión del Alto Consejo Electoral (YSK) de aceptar como válidas las papeletas no marcadas con el sello oficial de las autoridades electorales, una iniciativa que, según ellos, posibilitó el fraude.

"Modificaciones tardías en el procedimiento de la votación suprimieron importantes garantías" contra el fraude, según el informe de los observadores.

- Desafío a Europa -

En su discurso en Ankara, Erdogan volvió a adoptar un tono firme respecto a la Unión Europea (UE), planteando incluso la posibilidad de celebrar un referéndum sobre la continuación o no de las negociaciones de adhesión de Turquía al bloque.

"Ellos nos hacen esperar a la puerta de la Unión Europea desde hace 54 años, ¿no es así? (...) Nosotros podemos ir ante nuestro pueblo, y obedeceremos su decisión", declaró.

Las relaciones entre Turquía y la UE se degradaron mucho en losa últimos meses, después de que el presidente acusara de realizar "prácticas nazis" a algunos países europeos que habían prohibido a actos de la comunidad turca a favor del sí.

"La Unión Europea amenaza con suspender las negociaciones. A decir verdad, no es tan importante para nosotros. ¡Que nos comuniquen su decisión!", espetó el presidente turco.

La víspera, había sugerido la posibilidad de organizar un referéndum sobre el restablecimiento de la pena de muerte, una 'línea roja' para la UE. París recordó este lunes que semejante medida supondría una "ruptura con Europa".

Antes de su discurso en el palacio presidencial, Erdogan desfiló triunfalmente por las calles de la capital, a su regreso de Estambul. Tras ser recibido por una multitud de seguidores en el aeropuerto Esenboga, se dirigió hacia su residencia oficial con su comitiva, bajo los aplausos de muchos de sus seguidores que llenaron las calles de la capital turca.

- Relación con su partido -

Con la nueva Constitución, Erdogan, que ocupó el cargo de primer ministro entre 2003 y 2014, podrá permanecer en el poder hasta 2029.

Este lunes, el gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) hizo caso omiso de las críticas de los opositores y anunció que, a finales de abril, le propondrá a Erdogan que regrese a sus filas -el primer punto de la reforma constitucional-, ya que el presidente no podía integrar ninguna formación política hasta el momento.

Erdogan no obtuvo el triunfo contundente al que aspiraba, pero cuando los principales puntos de la reforma entren en vigor tras las próximas elecciones de 2019, tendrá todo el poder ejecutivo en sus manos, con la posibilidad de gobernar por decreto y una fuerte influencia sobre los poderes judicial y legislativo.

El consejo de ministros aprobó el lunes por la noche extender el estado de emergencia -impuesto después del golpe de Estado fallido del pasado julio- "durante tres meses a partir del miércoles", dijo a los periodistas el vice primer ministro Numan Kurtulmus, después de que el Consejo Nacional de Seguridad hubiera recomendado ampliarlo.

AFP

 AFP internacional