Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, gesticula durante un discurso en Ankara el 16 de marzo de 2016

(afp_tickers)

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan decretó el lunes la movilización general contra el "terrorismo" luego de la serie inédita de atentados sangrientos en el país, que está en alerta mientras la policía busca a tres yihadistas sospechosos de planear otros ataques.

Dos días después de un nuevo ataque suicida que tuvo como objetivo el corazón turístico de Estambul, Erdogan apeló a la "grandeza del imperio otomano" y al espíritu de los vencedores de la batalla de Galípoli durante la Primera guerra mundial, para enfrentar "una de las más grandes olas de terrorismo" vividas en Turquía.

"Vamos a golpear a estas organizaciones terroristas de la manera más fuerte", dijo Erdogan en un discurso en Estambul. "Nosotros venceremos rápidamente", agregó.

El sábado por la mañana, un "kamikaze" se hizo explotar en la avenida Istiklal, arteria peatonal y comercial usada diariamente por centenares de miles de visitantes, matando a cuatro turistas, tres israelíes y un iraní, e hiriendo a otros treinta.

El ataque no fue reivindicado, pero el ministro turco del Interior Efkan Ala identificó formalmente al turco de 33 años Mehmet Öztürk, como su autor, y afirmó que tenía "lazos" con el grupo Estado islámico (EI).

La prensa turca publicó el lunes por la mañana las fotos y los nombres de otros tres presuntos yihadistas turcos activamente buscados por todas las policías del país, pues habrían, según fuentes policíacas citada por la agencia Dogan, recibido la orden de cometer otros atentados suicidas, especialmente en Estambul.

Las autoridades turcas anularon el domingo por la noche, dos horas antes del inicio, el partido de fútbol estrella, entre Galatasaray y Fenerbahçe, por una amenaza "seria" de atentado.

El diario Hürriyet afirmó el lunes, citando fuentes allegadas a los servicios de inteligencia, que varias personas habían previsto hacerse explotar en medio de la muchedumbre de espectadores, en una operación similar a la que tuvo como objetivo el pasado 13 de noviembre el Estadio de Francia en París.

- 'Hipocresía' -

Turquía vive desde junio pasado en estado de alerta reforzado a causa de una serie inédita de ataques atribuidos a los yihadistas, como el que mató a 12 turistas alemanes en enero en Estambul, o relacionada con el reinicio del conflicto kurdo.

Aunque condenó sin reservas el atentado de la avenida de Istiklal, Erdogan reservó el lunes sus ataques a los rebeldes del Partido de los trabajadores de Kurdistán (PKK) y acusó a sus aliados europeos de ser complacientes con ese partido.

Volvió a reprochar a Bélgica el haber autorizado la instalación de un stand del PKK cerca de la sede de la Comisión europea en Bruselas.

"¿Cómo es que la UE, que considera a esta organización como terrorista puede tolerar tal situación? ¿Dónde está la sinceridad? Es una hipocresía", afirmó.

Un grupo radical y disidente del PKK, los Halcones de la libertad de Kurdistán (TAK) reivindicó dos atentados suicidas con coche bomba del 17 de febrero y el 13 de marzo en Ankara, que causaron 65 muertos y cerca de 200 heridos.

Erdogan reinició su guerra contra quienes considera "cómplices" de los "terroristas", y ordenó la detención de muchos representantes elegidos, intelectuales o abogados allegados a la causa kurda. Estas medidas causaron protestas entre los detractores, que lo acusan de deriva autoritaria.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP