Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un empleado toca el logo de Volkswagen en un modelo Phaeton, en la fábrica de Dresde, Alemania, el 23 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Volkswagen también instaló dispositivos para sortear controles de polución en motores diésel más potentes de los modelos Audi y Porsche, aseguró el lunes la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), hecho desmentido por la empresa alemana.

"VW no cumplió nuevamente sus obligaciones de ajustarse a las leyes que protegen la calidad del aire que respiran los estadounidenses", dijo Cynthia Giles, responsable citada por la EPA en el comunicado.

La gigante automotriz desmintió enseguida estas acusaciones. "Ningún programa fue instalado en los diésel de tres litros V6 para modificar de manera inapropiada" los controles de polución, afirmó Volkswagen en un comunicado.

Hasta ahora, la investigación sobre este tema contra Volkswagen implicaba a motores diésel de dos litros de cilindrada en automóviles de media gama: VW Jetta, Jetta Sportwagen, Beetle, Audi A3, Golf y Passat, según los modelos, entre 2009 y 2015.

Pero según este nuevo anuncio, los dispositivos también fueron instalados en motores de tres litros de cilindrada de los modelos Audi A6, A7, A8, Q5 y Porsche Cayenne, así como en los diésel Volkswagen Touareg, indicó el comunicado.

Estos motores fueron instalados en modelos de 2014 hasta 2016, precisó la misma fuente.

"Tenemos pruebas flagrantes de violaciones" a las normas, añadió la responsable en una conferencia telefónica. Las investigaciones "continúan", aseguró EPA.

Por primera vez asociada al escándalo, Porsche se declaró "sorprendido" por las acusaciones. "Hasta esta notificación, todas las informaciones han demostrado que Porsche Cayenne respeta totalmente las normas", dijo la filial estadounidense del grupo.

El escándalo de los motores trucados de Volkswagen salió a la luz en septiembre, cuando la empresa reconoció haber instalado en 11 millones de vehículos diésel un programa informático para sesgar los resultados de los tests de contaminación.

- Problema de salud pública -

"Se trata de un problema muy grave de salud pública", comentó Richard Corey, de la agencia de protección del medioambiente de California (Carb).

Según la agencia, hay 10.000 nuevos automóviles implicados, aunque no especificó la cifra exacta. Sus motores dejan en el aire "hasta nueve veces más" de óxido de nitrógeno (NOx) que lo que autorizan las normas en Estados Unidos, afirmó la EPA. Y recordó que el NOx es responsable de graves afecciones respiratorias.

Los nuevos software para falsear los datos de emisiones contaminantes de los motores diésel fueron descubiertos "gracias a tests", dijo Giles.

Hasta ahora, formalmente no se llamó a revisión a los automóviles de los modelos implicados, informó EPA.

"Tenemos que asegurarnos que las medidas que tome la empresa para reparar sus automóviles sean apropiadas", justificó Janet McCabe, otra responsable de la EPA.

Los test realizados desde que estalló el escándalo no han incriminado hasta ahora a otras automotoras, comentó.

EPA indicó que el tema de las penas a las que se enfrenta Volkswagen -que teóricamente podrían alcanzar los 18.000 millones de dólares- solo será abordado cuando culmine la investigación.

Las revelaciones anteriores de los motores trucados de la empresa alemana le valieron la apertura de demandas judiciales en varios países y provocaron un derrumbe de la mitad de su capitalización bursátil.

Varios funcionarios de la Cámara de Representantes se mostraron fuertemente sorprendidos. "¿Dónde parará el engaño de VW?", dijeron cuatro republicanos y demócratas en un comunicado común. "Es hora de que Volkswagen diga la verdad", agregaron.

El escándalo de Volkswagen, que comercializa 12 marcas y que fue brevemente líder mundial del sector en el primer semestre de 2015 antes de perder su puesto frente a Toyota, podría tener además consecuencias en el conjunto de la economía alemana y en el prestigio de los productos del país.

AFP