La oenegé de salvamento de migrantes Proactiva Open Arms denunció este lunes que el gobierno español del socialista Pedro Sánchez les impide salir del puerto de Barcelona para reanudar su misión humanitaria en el mar Mediterráneo.

"Bloqueados de nuevo en puerto. Capitanía Marítima de Barcelona (dependiente del ministerio de Fomento español, ndlr) deniega permiso al Open Arms para zarpar al Mediterráneo central", tuiteó esta organización fundada en Badalona, ciudad vecina de Barcelona (noreste).

"Impedirnos salvar vidas es irresponsable y cruel. Políticos cobardes ponen en marcha el contador de muertos", denunció también en esta red social el fundador de la oenegé, Oscar Camps.

El buque había atracado en un puerto del sur de España el 28 de diciembre para desembarcar a 311 migrantes que había rescatado una semana antes frente a las costas libias y que habían sido rechazados por Italia y Malta.

Después de recargar provisiones en Barcelona, el barco tenía previsto zarpar el 8 de enero pero su salida fue denegada por las autoridades portuarias.

Según un comunicado del ministerio de Fomento, el buque "incumple varios preceptos de la normativa internacional sobre salvamento en la mar".

El Open Arms opera en la costa de Libia, una zona dond España no dispone de competencias en materia de rescate, señaló el ministerio.

"Al carecer de autorización de los países ribereños, ha tenido que cruzar el Mediterráneo durante varios días para desembarcar a los náufragos, comprometiendo la seguridad del buque, de su tripulación y de las personas auxiliadas a bordo", insistió.

En un recurso presentado el 10 de enero, la oenegé solicitó a las autoridades portuarias permitir la salida del buque "para realizar tareas de observación y vigilancia en el Mediterráneo central".

Llegado al poder en junio, el socialista Pedro Sánchez ha realizado en estos meses un significativo viraje en su política migratoria.

Pocos días después de asumir la presidencia del gobierno se ofreció a acoger al buque Aquarius con más de 600 migrantes a bordo que habían sido rechazados por las autoridades italianas y maltesas.

Después acogió en tres ocasiones al Open Arms pero en agosto se negó a recibir nuevamente al Aquarius y, hasta la última llegada del buque español hace apenas dos semanas, no había permitido el atraco de ningún otro buque humanitario.

El cierre de los puertos italianos y malteses a los migrantes así como el acuerdo entre la Unión Europea y Libia para limitar el flujo migratorio convirtieron a España en la principal puerta de entrada de migrantes a Europa en 2018 con 55.756 llegadas por mar según ACNUR.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes