Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen obtenida de un vídeo distribuido por la página web del Ministerio ruso de Defensa el 7 de octubre de 2015 que muestra el lanzamiento desde un barco de guerra ruso de un misil de crucero en el Mar Caspio dirigido contra el grupo yihadista EI

(afp_tickers)

Los ministros de Asuntos Exteriores español y alemán llamaron a Estados Unidos y Rusia a dialogar y cooperar para conseguir una solución política a la guerra en Siria, durante una conferencia de prensa conjunta el viernes en Madrid.

"La prioridad del momento es acercar a Estados Unidos y Rusia", dijo el ministro alemán, Frank-Walter Steinmeier. "Mientras las dos grandes potencias mundiales estén en conflicto, no llegaremos a lanzar un proceso político" en Siria, añadió.

Steinmeier expuso tres principios como base de la negociación: mantener la integridad territorial de Siria, avanzar hacia un Estado laico que respete las minorías religiosas y étnicas e instaurar un gobierno de transición dado que las instituciones sirias no se desmoronaron por completo.

"A pesar de la actividad militar rusa en Siria, creo que Estados Unidos y Rusia tienen todavía intereses en común y yo abogo por que sigan hablando", añadió.

A su lado, el ministro español, José Manuel García-Margallo, insistió sobre "la necesaria colaboración" de todos los actores implicados en Siria. "Es importante la colaboración de Turquía, de Arabia Saudí de un lado, de Irán de otro, y es importante buscar fórmulas de cooperación entre Rusia y los Estados Unidos para combatir al enemigo".

Rusia, fiel aliado del régimen de Bashar al Asad, lleva a cabo desde el 30 de septiembre una campaña de ataques en Siria dirigida, según Moscú, contra los grupos "terroristas", principalmente la organización yihadista Estado Islámico (EI).

Estados Unidos -al frente de una coalición contra el EI que bombardea desde hace un año sus posiciones en Siria- cree que Rusia no arremete contra esta organización u otros grupos próximos a Al Qaida sino contra la oposición siria, con lo que consolida el régimen de Al Asad.

"El problema es ¿qué hacer con Bashar al Asad?" en el poder desde 2000 tras suceder a su padre Hafez al Asad, dijo Margallo. "Estamos de acuerdo, el gobierno alemán y el gobierno español, que Asad no puede formar parte de la solución final, de la solución definitiva, dado su historial criminal", declaró el ministro español.

Desde su inicio en marzo de 2011, la guerra de Siria provocó más de 240.000 muertos y el éxodo de millones de personas.

AFP