Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

(COMBO) Combinación de imágenes creada el 22 de junio de 2017 muestra (abajo) una foto tomada el 20 de junio de 2017 del minarete inclinado de Al-Hadba, en Mosul, Irak, y (arriba) una vista tomada el 22 de junio de 2017 en el que falta la torre tras ser destruido por combatientes del Estado Islámico.

(afp_tickers)

Estados Unidos calificó el jueves la demolición de una mezquita de 800 años de antigüedad en Mosul, Irak, por parte del grupo Estado Islámico como un ataque al patrimonio mundial.

La mezquita de Al-Nuri y su icónica torre inclinada fueron destruidas el miércoles mientras las fuerzas iraquíes estrechaban el cerco sobre las posiciones yihadistas en la parte norte de la ciudad.

La portavoz del departamento de Estado, Heather Nauert, afirmó que la destrucción de esta mezquita "es otra prueba de que el EI no tiene respeto por la identidad, la cultura o la religión iraquí".

El líder del grupo Estado Islámico, Abu Bakr al-Baghdadi, había aprovechado la importancia simbólica de ese lugar, pronunciando allí su primer sermón como líder del grupo.

Pero sus seguidores aparentemente prefirieron demoler el santuario, en un intento de culpar de ello a la aviación estadounidense, antes de permitir que el mismo cayera en manos de las fuerzas del gobierno iraquí.

"Este acto despreciable es un crimen no solo contra la gente de Mosul e Irak sino del mundo", dijo Nauert.

"El mundo ha perdido otra parte importante de su patrimonio a manos de ISIS", agregó, usando la sigla en inglés para el EI.

AFP