Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Parte de la fachada dañada del aeropuerto de Bruselas en Zaventem, tras un atentado que se cobró la vida de 13 personas, el 22 de marzo de 2016

(afp_tickers)

Pasajeros estadounidenses y también judíos fueron el blanco del comando yihadista que atentó en el aeropuerto de Bruselas el 22 de marzo de 2016, informaron a la AFP fuentes conocedoras de la investigación en Bélgica.

Hacia las 8 de la mañana de aquel día, Ibrahim el Bakraoui y Najim Laachraoui activan sus explosivos en la concurrida zona de facturación del aeropuerto de Bruselas, matando a 16 personas, el mismo número de pasajeros que perdieron la vida una hora después en otro ataque perpetrado en el metro de Bruselas por otro suicida, Jalid Bakraoui, hermano de Ibrahim.

El ataque reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) dejó 32 muertos, de al menos 16 nacionalidades diferentes, y unos 400 heridos, de unas 40 procedencias.

Sin embargo, en el aeropuerto, el comando tenía "objetivos bastante específicos" y quería atacar principalmente a estadounidenses y aparentemente también a judíos, explicó a la AFP un investigador que pidió el anonimato.

Este último dice apoyarse especialmente en las imágenes de la videovigilancia que muestran a uno de los atacantes suicidas en el aeropuerto de Bruselas-Zaventem que "parece dirigirse precipitadamente hacia judíos ortodoxos" vestidos de forma tradicional.

- 'Matar a un judío' -

Una fuente de la Administración estadounidense confirma este ataque relativamente preciso perpetrado en "mostradores de facturación estadounidense, rusa e israelí", es decir, contra pasajeros a la espera de tomar sus vuelos hacia estos países.

"Desde el inicio (de la investigación), había indicios" en este sentido, afirma esta fuente estadounidense, y "se confirmaron en investigaciones posteriores, incluida la audición de Mohamed Abrini", el tercer asaltante del aeropuerto que huyó tras no llevar a cabo su ataque suicida.

Abrini, 'el hombre del sombrero', fue detenido el 8 de abril en Bruselas y es uno de los sospechosos clave en la investigación del doble atentado del 22 de marzo, pero también en la de los ataques en París el 13 de noviembre de 2015 (130 muertos). La misma célula yihadista perpetró ambos.

"Sabemos que querían atacar a estadounidenses (...) Atacaron el mostrador de facturación de Delta Airlines, el lugar de donde parten las compañías estadounidenses", asegura el investigador con el que habló la AFP en Bruselas.

Y si el objetivo ruso sigue siendo una "opción" que aclarar en la investigación, no hay casi dudas en el caso de los israelíes o judíos, asegura. "Sabemos que también estaban obsesionados con los israelíes", afirma esta fuente, explicando que Najim Laachraoui activó los explosivos cerca de dos judíos ortodoxos tomados de repente como objetivos.

Según las imágenes de las cámaras de seguridad, Laachraoui se encuentra primero en medio de unos 60 estudiantes de instituto en la zona de facturación, a continuación "parece moverse" rápidamente hacia dos personas con el vestido tradicional ortodoxo tras verlas.

De repente, "corre para salir del grupo (...) quería realmente, claramente, matar a un judío", añade el investigador, para el que esto evitó "una masacre todavía mayor". Si Laachraoui no llega a correr para alejarse del grupo de estudiantes, "podría haber matado a 60 personas".

- 'Atrapados' y 'perseguidos' -

El otro atacante muerto en el aeropuerto, Ibrahim el Bakraoui, dejó un testamento, hallado en un ordenador arrojado a una papelera no muy lejos de un escondite del comando, en el distrito bruselense de Schaerbeek.

Como reveló la investigación, El Bakraoui dice "ya no saber qué hacer" y que le buscan "por todas partes", días después de la detención de Salah Abdeslam, el único superviviente de los comandos que atacaron París el 13 de noviembre de 2015 y al que Mohamed Abrini podría haber ayudado antes de estos ataques.

"Lo que queda muy, muy claro de todas formas" es que el 22 de marzo el comando bruselense "pasa a la acción, aunque no tenía intención de hacerlo", confirma el investigador.

"Completamente atrapados (...), perseguidos, improvisaron" el ataque y, en los mensajes hallados en el ordenador portátil, "se disculpan incluso por no tomar los objetivos iniciales", es decir, atacar "Francia de nuevo", precisa.

Entre los 16 muertos del aeropuerto, cuatro eran de nacionalidad estadounidense, según un recuento de la AFP, confirmado por una fuente oficial de este país. Ninguna víctima israelí figura entre ellos.

Sin embargo, dos jóvenes israelíes, que iban a volar el 22 de marzo de Bruselas a Tel Aviv, resultaron heridos y fueron tratados en abril en un hospital de Jerusalén, informaron medios israelíes, que los identificaron como miembros de una comunidad de judíos ultraortodoxos.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP