Navigation

Eurocámara vota de nuevo controvertida reforma de los derechos de autor

Eurodiputados votan en una sesión el 4 de julio de 2018 en Estrasburgo, Francia afp_tickers
Este contenido fue publicado el 10 septiembre 2018 - 13:18
(AFP)

Los eurodiputados deben pronunciarse de nuevo el miércoles sobre la reforma de los derechos de autor en un contexto de intensas presiones, un voto crucial para artistas y editores de prensa que desean su adopción frente al rechazo de los gigantes del sector digital.

La Eurocámara rechazó el 5 de julio por un estrecho margen la nueva directiva propuesta por la Comisión en septiembre de 2016, cuyo objetivo principal es modernizar los derechos de autor para adaptarlos a la era de la revolución digital.

"La última directiva es de 2001, una época en la que Youtube no existía", ejemplifica la eurodiputada socialdemócrata Virginie Rozière, quien advierte de la urgencia de aprobar el texto en esta sesión, a poco más de ocho meses para los comicios al Parlamento Europeo.

Su objetivo es que plataformas como Youtube, propiedad de Google, retribuyan mejor a los creadores de contenidos (Artículo 13), pero también la creación de un "derecho afín" (Art. 11), que permitiría a diarios o agencias de noticias, como la AFP, recibir una remuneración por la reutilización en internet de su producción.

La propuesta de la Comisión no convence a todo el sector. Los gigantes de internet, como Google o Facebook, temen que se cuestione su modelo de negocio y los militantes de internet consideran que la nueva legislación puede representar una amenaza para la libertad en la web.

Siada El Ramly, directora general del grupo de presión del sector tecnológico EDiMa, consideró en una entrevista a la AFP que "la industria europea se ha beneficiado mucho de plataformas" como Facebook y Google, lo que aumenta la oferta para los consumidores.

- Resultado incierto -

Los intereses económicos en juego generaron una intensa campaña de cabildeo ante los 751 eurodiputados, tanto de los partidarios de la reforma, a la búsqueda de ingresos, como de las empresas del sector, una presión que se prolongará hasta la víspera de la votación.

El martes, Sammy Ketz, director de la oficina en Bagdad de la AFP, dará una rueda de prensa en la sede de la Eurocámara en Estrasburgo (noreste de Francia) para defender la reforma junto a la eurodiputada Rozière.

La estrella mundial del hip hop, el haitiano residente en Estados Unidos Wyclef Jean, llamará, junto a la eurodiputada liberal alemana Nadja Hirsch, al Parlamento Europeo "a no destruir internet".

El resultado de la votación del miércoles es una incógnita, ya que divide incluso a las propias familias políticas. El 5 de julio, de los 627 eurodiputados presentes en el hemiciclo, 318 votaron contra el texto, 278 a favor y 31 se abstuvieron.

"El sentimiento de muchos en el Parlamento es que el miércoles se decide sobre la vida o la muerte de la directiva", declaró a la AFP el eurodiputado francés del Partido Popular Europeo (PPE, derecha), Marc Joulaud.

Los partidos de la reforma temen que, si es rechazada y devuelta para su examen a la comisión parlamentaria competente, no esté finalizada antes de las elecciones europeas del 23 al 26 de mayo, que podrían ver aumentar las bancadas de euroescépticos y diputados poco favorables a los derechos de autor.

Para Joulaud, "todavía se puede finalizar a tiempo si el texto se aprueba el miércoles". Su visto bueno abriría de hecho el llamado "trílogo": la negociación a puerta cerrada para lograr una directiva definitiva entre la Comisión, la Eurocámara y el Consejo de la UE.

Esta última institución, que representa a los 28 países de la UE, alcanzó una posición común sobre la cuestión el 25 de mayo.

La nueva directiva que surgirá de estas negociaciones a tres bandas deberá ser de nuevo sometida a voto. Las discusiones suelen tomar varios meses, dependiendo de las diferencias entre las distintas posiciones de las instituciones.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.