Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El alcalde Ben Homan posa en el Monumento Europeo a la Convención Schengen, en Luxemburgo, el 17 de junio de 2016

(afp_tickers)

Cuando a mediados de mayo el techo del museo europeo de la ciudad luxemburguesa de Schengen se derrumbó, el alcalde rechazó rápidamente la idea de que ese accidente era un "símbolo" del hundimiento de Europa, enfrentada a una crisis interminable y al temor de un divorcio con Reino Unido.

El techo se derrumbó debido a un error de construcción, a la utilización de tornillos inadecuados, explicó a la AFP Ben Homan, el primer concejal de Schengen, ciudad donde en 1985 se firmó el acuerdo sobre la libre circulación de personas, una de las conquistas más tangibles de la construcción europea.

Pero, al igual que el museo de Schengen, la frágil edificación de la integración europea no será reparada milagrosamente en un instante.

El desamor de la Unión es más fuerte que nunca y, según las encuestas, el 'brexit', la salida de Reino Unido de la UE, podría ganar en el referéndum del 23 de junio.

El futuro del espacio Schengen además está amenazado por la mayor crisis migratoria en Europa desde 1945.

"Necesitamos encontrar de nuevo estas visiones y estos sueños", declaró Ben Homan.

"Aquí, vivimos el acuerdo de Schengen a diario: si caminas solo 100 metros, puedes exstar en otro país. Es evidente que toda la región se ha beneficiado del acuerdo", aseguró.

Situada a orillas del río Mosela, la pintoresca comuna de Schengen fue elegida de manera simbólica por situarse en la triple frontera de Luxemburgo, Francia y Alemania.

Alrededor de 50.000 turistas la visitan cada año.

- 'De una crisis a otra' -

Pero el hecho es que Schengen está actualmete resquebrajado, al igual que los cimientos del proyecto europeo, y que la utopía que llevó a la creación de la Unión sobre las ruinas de la guerra ya no funciona.

Un estudio reciente del centro de investigación estadounidense Pew reveló el fuerte retroceso de las opiniones favorables a la UE. En Francia, en un año, descendieron 17 puntos, a un 38%.

Los europeos "ya no sienten fervor o amor por el sueño europeo", sus ventajas son ahora consideradas como adquiridas, reconoció Janis Emmanouilidis, director de estudios en el Centro de Política Europea (EPC), en una entrevista con la AFP.

"Durante los seis o siete últimos años, la UE ha funcionado pasando de una crisis a otra y las cosas no se solucionan, empeoran", constató.

La crisis de migrantes ha llevado a varios Estados miembro a suspender el principio de libre circulación ante la incapacidad de los dirigentes europeos de acordar una distribución equitativa de la carga.

En cuanto al lento crecimiento, sigue pesando, provocando un aumento del desempleo entre los jóvenes. Sin olvidar la deuda griega, que sigue preocupando a la zona euro.

Y en toda Europa se extiende el euroescepticismo y el populismo.

Bruselas, burocrática e intrusiva, sepulturera de las soberanías nacionales, encarnación de las élites globalizadas en el punto de mira del descontento popular, es cada vez más criticada.

Los propios dirigentes europeos empiezan a admitir que los ciudadanos no comparten necesariamente sus sueños de una colaboración "aún más estrecha".

Incluso Jean-Claud Juncker, presidente de la Comisión y representante del federalismo, reconoció que el rechazo de los europeos se debía a una interferencia demasiado grande de Bruselas en sus vidas privadas.

"¿Este sueño europeo, quién lo tiene? Incluso los que deberían personificarlo son cada vez más realistas", observó Janis Emmanouilidis.

El presidente del Consejo de la UE, Donald Tusk, activó la alarma, considerando que la Unión, "obsesionada con la idea de una integración instantánea y total", "no se dio cuenta de que la gente corriente, los ciudadanos europeos, no comparten nuestro euroentusiasmo".

Sin embargo, en Schengen, en este cruce de Europa, aún se quiere creer en la superviviencia del sueño comunitario.

"Creo que Reino Unido no debería irse, porque no hará la vida de nadie más fácil", filosofó Diogo Camelo Irmindo, uno de los muchos portugueses instalados en Luxemburgo.

"Esto creará fronteras y complicará la tarea de las instituciones que buscan permitir a la gente llevar una vida tranquila, sin problemas ni guerra", se lamentó.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP