Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Migrantes preparándose para subir a autobuses en los que eran desalojados de un campamento en una escuela abandonada en París, el 23 de octubre de 2015

(afp_tickers)

Más de 1.300 migrantes fueron evacuados este viernes por la mañana de una escuela abandonada en el norte de la capital francesa, donde vivían desde hace varios meses en condiciones insalubres, para ser trasladados a albergues.

El operativo, para el que fue desplegado un importante dispositivo de seguridad, se desarrolló sin incidentes. Los ocupantes de esta escuela habían sido informados de la evacuación la víspera.

Algunos ya habían desocupado el sitio por cuenta propia, con sus maletas en mano, mientras trabajadores sociales y agentes de los servicios de inmigración estaban en el exterior del recinto, informó un periodista de AFP. En total, 33 autobuses fueron utilizados para trasladarlos hacia albergues en la región parisina o en provincias.

"No sé adónde voy, pero seguro será mejor que aquí. Tendremos una ducha, comida, aquí había demasiadas peleas", dijo un marroquí, empuñando sus dos maletas.

Un primer grupo de inmigrantes se había instalado en esta escuela el pasado 31 de julio y el número de ocupantes creció rápidamente.

De un centenar en agosto pasó a 700 en septiembre, principalmente hombres, pero también algunas mujeres que la alcaldía de París comenzó a evacuar progresivamente hace varias semanas.

El 26 de septiembre, la justicia había dado un mes a los ocupantes para evacuar esta escuela, un edificio de cuatro pisos ubicado en un barrio popular del norte de la capital.

Activistas de defensa de los sin papeles, mantenidos a distancia de la operación de evacuación, coreaban "¡papeles para todos!" y "¡solidaridad con los refugiados!".

Esta escuela era el último gran campamento de migrantes en París, tras la evacuación de los instalados bajo una línea de metro aéreo a principios de junio y cerca de una estación de trenes a mediados de septiembre.

Desde entonces, unas 2.200 personas han sido trasladadas a albergues del Estado.

AFP