Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Trabajos de expansión del Canal de Panamá, cerca al oceáno Pacífico el 17 de noviembre

(afp_tickers)

La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) y el consorcio que emprendió su ampliación, analizarán la próxima semana si mantienen la inauguración de la obra para abril o si la atrasan por fisuras en un muro.

"La otra semana nos vamos a sentar con ellos (con el consorcio) para analizar si va a haber o no un atraso en el tiempo" de entrega de la obra, dijo a los periodistas la encargada de los trabajos de ampliación, Ilya Espino, de la ACP.

"Dentro de una semana nosotros estaremos en disposición de hacer la primera evaluación junto con ACP sobre qué impacto puede tener esta situación que ha aparecido", dijo José Peláez, de la GUPC, el grupo de empresas a cargo de la ampliación.

El Canal de Panamá está ampliándose desde 2007 para que buques de hasta 14.000 contenedores, el triple de su capacidad actual, puedan atravesar sus 80 kilómetros.

Las obras, estimadas en 5.250 millones de dólares, debían terminar en octubre de 2014, fecha que se ha ido retrasando por distintos motivos hasta el mes de abril de 2016.

Las obras consisten en la construcción de un tercer carril, con un nuevo juego de esclusas, una en el Pacífico y otra en el Caribe.

GUPC, consorcio integrado por la española Sacyr, la italiana Salini Impregilio, la belga Jan de Nul y la panameña Constructora Urbana, inició en junio el proceso gradual de llenado de las nuevas esclusas para haceer las pruebas electromecánicas con las compuertas.

Durante esas pruebas se detectó en agosto una serie de fisuras por las que se filtraba el agua debido a fallas en las esclusas de Cocolí, en el Pacífico, lo que ha obligado a GUPC a realizar trabajos para repararlas y reforzar con acero otras zonas del proyecto.

"El contratista ha hecho todos los esfuerzos por terminar y quisiera culiminar todas las reparaciones en diciembre", señaló Espino.

Sin embargo, Peláez manifestó que "quizás todavía es un poco prematuro" saber si las reparaciones podrán concluir en diciembre, aunque "tenemos prácticamente todas las soluciones puestas en marcha".

"Es la primera vez que se hace una obra de este tipo", manifestó Peláez.

El proyecto lleva más de un año de retraso debido a disputas por sobrecostos entre la ACP y GUPC y su costo final es una incógnita, ya que el consorcio acumula 3.400 millones de dólares en reclamos.

Un 5% del comercio marítimo mundial pasa por esta vía, cuyos principales usuarios son Estados Unidos, China y Chile.

AFP