Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, a su llegada al Palacio Alvorada para una reunión, en Brasilia el 22 de noviembre de 2015

(afp_tickers)

El ministro francés de Relaciones Exteriores, Laurent Fabius, planteó este viernes por primera vez que las fuerzas del régimen sirio se incorporen a la lucha contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Para combatir a esa organización, "hay dos medidas: los bombardeos" y "fuerzas terrestre, que no pueden ser las nuestras, sino que pueden ser las fuerzas del Ejército Sirio Libre (opositor), fuerzas árabes sunitas y, por qué no, fuerzas del régimen, y también los kurdos, por supuesto", declaró el ministro a la radio RTL.

No obstante, mantuvo la línea sobre la exigencia de que se vaya el presidente sirio, afirmando que Bashar al Asad "no puede ser el futuro de su pueblo".

El "primer" objetivo militar sigue siendo la ciudad de Raqa, bastión del grupo yihadista en Siria y blanco de ataques intensivos de las aviaciones rusa y francesa desde hace varios días, explicó. "Para nosotros es uno de los primeros objetivos militares, tal vez el primero, porque es el centro neurálgico de Daesh (acrónimo en árabe del Estado Islámico), de donde surgieron los atentados contra Francia", dijo.

Tras la visita el jueves del presidente francés, François Hollande, a su homólogo ruso, Vladimir Putin, los dos países han acordado "coordinar" sus ataques contra el EI y reforzar su "intercambio de informaciones".

Dichos ataques no apuntarán a "quienes luchan contra Daesh", afirmó Hollande.

"El presidente Putin nos ha pedido establecer un mapa de las fuerzas que no son terroristas y que combaten contra Daesh", precisó este viernes Laurent Fabius.

Putin "se ha comprometido, siempre y cuando le facilitemos ese mapa, lo cual vamos a hacer, a no bombardear a esas fuerzas, y eso es muy importante", añadió.

AFP