Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El entonces primer ministro iraquí, Ahmed Chalabi, el 30 de diciembre de 2005 durante un discurso en Washington. Chalabi fue uno de los principales instigadores de la invasión estadounidense de Irak en 2003

(afp_tickers)

El político iraquí Ahmed Chalabi, uno de los principales instigadores de la invasión de su país por parte de Estados Unidos en 2003, acusado después de haber suministrado informaciones falsas sobre las armas de destrucción masiva, falleció el martes a los 71 años.

El político Ahmed Chalabi murió de una crisis cardíaca en Bagdad, anunció el parlamento iraquí.

Chalabi tuvo un papel clave en el trabajo de desinformación y propaganda previo a la invasión, siendo la persona que aportó informaciones falsas sobre las supuestas armas de destrucción masiva en poder de Sadam Husein que justificaron la acción militar estadounidense.

Chalabi ocupó un lugar de primer plano antes y después de la guerra decidida por el presidente George W. Bush para derrocar al presidente iraquí Sadam Husein.

Nacido en 1944 en una familia acomodada de Bagdad, Ahmed Chalabi se fue de Irak con su familia después de la revolución que en 1958 derrocó al rey Faysal II.

Desde ese año, Chalabi, profesor de matemáticas, diplomado de la Universidad de Chicago y del Massachusetts Institute of Technology, vivió más tiempo en Estados Unidos y Gran Bretaña que en Irak.

En 1992, Chalabi federó en el exilio a varios movimientos de diferentes comunidades iraquíes, principalmente árabes chiitas y sunitas, y kurdos en el Congreso Nacional Iraquí (CMI).

Un año más tarde se instaló en el Kurdistán iraquí, que gozaba de una autonomía de hecho, desde donde, con el apoyo de los servicios secretos estadounidenses, organizó dos años más tarde una ofensiva contra Sadam Husein.

La operación fracasó y Chalabi decidió volver a Estados Unidos.

A pesar de graves antecedentes judiciales por corrupción y malversación de fondos, particularmente en Jordania, Chalabi logró estrechar relaciones con los halcones del departamento de Defensa de Estados Unidos y el vicepresidente Dick Cheney, que lo reconocen como uno de los principales dirigentes de la oposición en el exilio.

Chalabi por su lado les aporta numerosas informaciones, en particular sobre arsenales de armas de destrucción masiva en Iraki, que servirán para justificar la invasión.

Varios miembros del gobierno de George W. Bush aspiran que Chalabi y el CNI tomen el poder como gobierno transitorio tras la caída de Sadam Husein.

Sin embargo, su partido sufre de una mala imagen y en 2004 Chalabi fue acusado de fraude y de entregar informaciones a Irán.

Chalabi fue viceprimer ministro entre abril de 2005 y mayo de 2006, al frente del estratégico ministerio del Petróleo.

Luego fue electo diputado y ocupó la presidencia de la comisión de finanzas hasta su fallecimiento.

Después de la invasión estadounidense, Chalabi fue uno de los principales impulsores de la "desbaasificación", es decir la exclusión de la administración de los cuadros y militantes del partido Baas (Partido del Renacimiento Árabe Socialista) de Husein de la administración y de escena pública.

Esa política nutrió la rebelión de la población sunita contra la ocupación estadounidense en los años dos mil.

Algunos analistas consideran que esa política contribuyó, años después, a sentar las bases del grupo yihadista Estado Islámico (EI), que en 2014 conquistó varias ciudades y territorios en Irak y en Siria.

AFP