Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El exportavoz oficial de Alemania del Este Günter Schabowski, en 2009 durante un debate en Berlín, en el vigésimo aniversario de la caída del Muro, que él anunció sin querer

(afp_tickers)

El oficial de Alemania del Este que sin querer anunció la caída del Muro de Berlín en 1989, Günter Schabowski, ha muerto este domingo a los 86 años, informó la prensa.

El exportavoz del comité central del Partido Socialista Unificado de Alemania, que dirigía entonces la RDA, falleció en la capital, anunció su esposa a la agencia DPA.

Murió días antes del 26º aniversario de la apertura de la frontera entre las dos partes de Berlín.

El 9 de noviembre de 1989, el secretario general del Partido, Egon Krenz, informa a los dirigentes del régimen de que se acaba de adoptar una nueva legislación sobre los viajes de los alemanes del Este, tras meses de protestas en masa y un éxodo creciente al Oeste vía Hungría.

A las 18H00, Schabowski presenta ante la prensa internacional las últimas decisiones del régimen, pero sin mencionar la apertura de las fronteras. En respuesta a una pregunta, el portavoz lee en voz alta un documento que anuncia que los visados para viajar o emigrar al extranjero serán entregados "sin condiciones" previas.

"¿A partir de cuándo?", pregunta un periodista.

Schabowski duda y luego improvisa: "Por lo que sé... en seguida, inmediatamente". Los periodistas salen corriendo de la sala y se precipitan a dar la información: "Los alemanes del Este pueden viajar al extranjero desde ahora".

Una multitud empieza a congregarse ante el puesto fronterizo de la Bornholmer Strasse, que conecta Berlín-Este con Berlín-Oeste, pero los guardias, confusos, no saben si deben dejarlos pasar.

A las 22h42, la televisión pública del Oeste anuncia: "Este 9 de noviembre es un día histórico. Las puertas del Muro están abiertas de par en par". La muchedumbre se abalanzaba hacia Berlín Oeste. Alemanes de ambos lados, eufóricos, se fundían en abrazos.

AFP