Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Varios policías acordonan la mezquita de Finsbury Park, en Londres, después de que la policía hiciera una redada en la madrugada del 20 de enero de 2003 y arrestaran a siete personas bajo sospecha de terrorismo

(afp_tickers)

La mezquita de Finsbury Park, en el norte de Londres, llevaba años pugnando por liberarse del sambenito que la identificaba como un nido de extremistas, pero eso no evitó que fuera blanco de un atentado antiislámico.

Construida en ladrillo rojo, la mezquita es famosa porque tuvo como imán a Abú Hamza, el predicador del garfio, en cuyo púlpito se regocijaba de los atentados contra EEUU.

Entre sus fieles se contaba Richard Reid, "el bombardero del zapato", que trató de hacer estallar un avión comercial en pleno vuelo transatlántico con una bomba escondida en un zapato, y Zacarias Musaui, el único inculpado en EEUU por los atentados del 11 de setiembre de 2001, si bien Hamza siempre negó que los conociera.

Tras ser allanada por la policía en 2003 en el marco de una investigación por un plan para atentar con ántrax, las autoridades cerraron la mezquita, aunque a Hamza ya lo habían echado los fieles y se veía obligado a predicar en la calle. Al año siguiente fue detenido, y la mezquita reabrió en 2005, con la misión de alentar la cohesión de la comunidad.

Muchos vecinos acudieron este lunes a las inmediaciones de la mezquita para expresar su apoyo a las víctimas del ataque cometido poco después de la medianoche del domingo, cuando un hombre arrolló a unos fieles que salían del templo, matando a uno e hiriendo a diez.

- Té y galletas -

Nacido en Egipto, Hamza, que perdió las manos manejando explosivos en Pakistán, controló la mezquita entre 1997 y principios de 2003 y, durante muchos años, su nombre acababa apareciendo de un modo u otro en la mayoría de las investigaciones sobre terrorismo en Reino Unido.

En 2006 fue condenado a siete años de cárcel por incitar al asesinato y al odio. El juez argumentó que este padre de nueve hijos usaba su autoridad para alentar a los fieles a matar como un deber religioso.

Hamza fue finalmente extraditado a EEUU y condenado ahí a cadena perpetua en 2015 por su papel en el secuestro de 16 turistas occidentales en Yemen en 1998, de los cuales cuatro murieron, y por tratar de crear en 1999 un campo de entrenamiento yihadista en EEUU.

Los nuevos dirigentes de la mezquita han trabajado duro para limpiar su nombre, y en 2015 abrió sus puertas a los no musulmanes como parte de una iniciativa para tender puentes tras los atentados de París.

Annalu Oakland, una artista de 67 años que vive cerca, fue una de las que visitó el templo para tomar té acompañado con galletas.

"En el pasado esta mezquita en particular daba miedo, y es bueno conocer lo que están haciendo, reuniéndose con la gente uno a uno", dijo a la AFP entonces.

"Hacer diez años era diferente. Desde entonces, hemos trabajado incansablemente para abrir nuestro centro, nuestra mezquita, nuestras actividades al público", dijo entonces Jalid Umar, uno de sus dirigentes.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP