Navigation

Fiscal de la ONU pide el traslado del 'tesorero' del genocidio ruandés a La Haya

Un boceto realizado en la sala del tribunal el 20 de mayo de 2020 muestra a Felicien Kabuga, uno de los últimos sospechosos clave en el genocidio de Ruanda en 1994, con una máscara protectora debido a la propagación de la pandemia COVID-19, dando testimonio por primera vez en el Tribunal de Apelaciones de París. afp_tickers
Este contenido fue publicado el 20 mayo 2020 - 19:45
(AFP)

El fiscal del Mecanismo de Tribunales Penales Internacionales (MTPI) pidió el miércoles el traslado temporal a La Haya (Holanda) y no a Arusha (Tanzania) del presunto 'tesorero' del genocidio ruandés Félicien Kabuga, detenido el sábado en Francia tras 25 años huido.

"La acusación solicita al presidente modificar de urgencia el mandato de detención y la orden de traslado de Félicien Kabuga para permitir el traslado temporal a la rama de La Haya del mecanismo en vez de a la rama de Arusha, teniendo en cuenta la pandemia actual de covid-19", declaró el fiscal del MTPI, Serge Brammertz, en un documento entregado al presidente del mecanismo.

Cuatro días después de su detención en las afueras de París, Kabuga, que está en una cárcel en París, compareció el miércoles por primera vez públicamente ante la justicia e hizo saber que quería "ser juzgado en Francia". El 27 de mayo debe comparecer de nuevo ante la justicia.

La cámara de instrucción del Tribunal de apelación de París debe examinar la validez de la orden de detención emitida por el (MTPI) - la estructura encargada de concluir los trabajos del Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) y después emitir un parecer, favorable o no, sobre su entrega.

Kabuga está acusado por el MTPI de "genocidio", "incitación directa y pública a cometer genocidio" y de "crímenes contra la humanidad" (persecución y exterminio).

Está acusado de haber creado las milicias Interahamwe, principal brazo armado del genocidio de 1994 que causó 800.000 muertos en Ruanda, la mayoría Tutsi, según la ONU.

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.