AFP internacional

El exdirector de la Policía Federal estadounidense Robert Mueller, el 19 de junio de 2013 en Washington

(afp_tickers)

El fiscal especial que investiga una presunta injerencia rusa en la campaña electoral de Estados Unidos de 2016, indaga si el presidente Donald Trump intentó obstruir la justicia, informó este miércoles The Washington Post.

Citando fuentes anónimas, el periódico dice que altos funcionarios de inteligencia aceptaron ser entrevistados por investigadores que están trabajando con el fiscal especial, Robert Mueller.

Entre ellos figuran el director nacional de Inteligencia, Daniel Coats; el jefe de la Agencia Nacional de Seguridad, Mike Rogers, así como quien fuera hasta hace poco su adjunto, Richard Ledgett.

Las entrevistas podrían realizarse esta misma semana, agregó el diario.

El giro en la investigación para indagar al presidente se produjo poco después de que Trump despidiera intempestivamente el 9 de mayo a James Comey como jefe del FBI, dijo el Post.

Mueller, un reputado ex director del FBI, maneja la hipótesis de un posible esfuerzo de Trump por obstruir la acción de la justicia en la investigación, señaló el diario.

Citando a funcionarios, el diario indicó que uno de los asuntos de interés de Mueller es un intercambio que tuvo lugar el 22 de mayo, cuando Coats dijo a sus colegas que Trump le había pedido que interviniera para que Comey dejara de investigar a su ex asesor de seguridad Mike Flynn en el marco de la pesquisa del FBI sobre la injerencia rusa.

Pocos días después de esa reunión del 22 de mayo, Trump habló separadamente con Coats y Rogers y les pidió que emitieran declaraciones públicas señalando que no habían pruebas de una coordinación entre su equipo de campaña y Rusia.

The Washington Post afirma que ambos funcionarios se negaron a hacerlo.

El mandatario niega que haya habido colusión entre él o alguno de sus allegados y Rusia durante la campaña.

El abogado personal de Trump, Marc Kasowitz, dijo en un comunicado que el FBI estaba detrás del informe del Post y calificó la filtración de "indignante, inexcusable e ilegal". Sin embargo, no desmintió la historia.

Mueller informó este miércoles a senadores sobre su trabajo.

"Debo reconocer que hemos tenido una reunión con el fiscal especial Mueller, pero no voy a hablar del contenido", dijo luego a los periodistas el demócrata Mark Warner, que integra la Comisión de Inteligencia del Senado.

La titular del Partido Republicano, Ronna McDaniel, consideró infundadas las acusaciones del Post y dijo que "no cambian nada".

"Aún no hay pruebas de obstrucción, y antiguos y actuales líderes de la comunidad de inteligencia han dicho reiteradas veces que no han habido esfuerzos por impedir la investigación de manera alguna. Las continuas filtraciones ilegales son el único crimen que se ha cometido aquí", señaló McDaniel en un comunicado.

AFP

 AFP internacional