Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente saliente catalán, Artur Mas, en el debate de investidura donde intentó, sin éxito, ser reelegido por la cámara regional, el 12 de noviembre de 2015 en el Parlament, Barcelona

(afp_tickers)

La agencia de calificación crediticia Fitch ha rebajado este jueves dos escalones la nota de la región de Cataluña de 'BBB-' a 'BB', con perspectiva negativa, situándola en el nivel de 'especulativa', conocido popularmente como 'bono basura'.

Fitch justifica su decisión por situación en la región tras la aprobación por el parlamento regional de una resolución para poner en marcha un proceso de independencia, que puede generar una "creciente tensión entre los dos gobiernos" regional y central.

La agencia de calificación crediticia recuerda que el gobierno central tiene grandes poderes para intervenir en Cataluña, incluida la posibilidad de suspender la autonomía de la región, pero "cualquiera que sea la medida que decida adoptar, probablemente resultará en una tensión creciente entre los dos gobiernos".

Fitch recuerda que Cataluña tenía la calificación 'BBB-' al igual que el resto de regiones que se beneficiaban de los instrumentos de liquidez creados por el gobierno central para ayudarles a hacer frente a sus obligaciones, como el público Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

La anterior nota tenía en cuenta "la relación de cooperación entre las regiones y el gobierno central, que no es el caso para Cataluña dados los recientes acontecimientos".

Ante esta incertidumbre sobre si Cataluña podrá seguir beneficiándose de estos instrumentos, la nueva calificación "refleja su perfil crediticio intrínseco".

No obstante, la agencia considera que el proceso soberanista no afectará a la economía de la región y que el gobierno central le seguirá dando asistencia financiera por lo que "cumplirá con sus vencimientos" de deuda.

La deuda de Cataluña es uno de sus puntos débiles, representando en torno a un tercio de su PIB.

AFP