Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un panneau de Wall Street devant la façade de New York, le 5 août 2011

(afp_tickers)

Estados Unidos tendrá una modesta aceleración de su crecimiento en 2015 y 2016 gracias a menores precios de la energía y la mejora del mercado inmobiliario, dijo el martes el Fondo Monetario Internacional (FMI) en su informe sobre perspectivas económicas mundiales.

La expansión económica estadounidense deberá llegar a 2,6% este año tras el 2,4% de 2014, dijo el FMI que aumentó en 0,1 punto porcentual su precedente estimación hecha en julio.

En 2016, el crecimiento debería acelerarse muy levemente a 2,8%; un 0,2 punto porcentual menor respecto al cálculo anterior.

"La remontada de Estados Unidos seguirá sostenida por los bajos precios de la energía, menores obstáculos presupuestarios, balances más saludables y una mejora del mercado inmobiliario", dijo el FMI.

El informe de la entidad dice que esos aspectos positivos compensarán el debilitamiento de las exportaciones provocado por el fortalecimiento del dólar.

A más largo plazo, empero, las perspectivas son mediocres con una expansión cayendo al entorno de 2% debido al envejecimiento de la población y el débil crecimiento de la productividad.

La inflación caerá a casi cero en 2015 (0,1%) reflejando los menores costos de la energía y la apreciación del dólar que encarece las importaciones.

No obstante la inflación debería subir a 1,1% en 2016 para "encaminarse gradualmente hacia el objetivo a largo plazo de 2% de la Reserva Federal", dice el informe.

En materia de empleo, mejoran las condiciones para crear nuevos puestos de trabajo. Para todo 2015 la tasa de desempleo se estabilizará en 5,3% (en setiembre ya es de 5,1%) y de 4,9% en 2016, tras un 6,2% en 2014.

Para el FMI, la política monetaria de endurecimiento, tras siete años de tasas de interés de casi 0%, debe elegir "el buen momento" para realizar a corto plazo el primer aumento de las tasas y también encontrar el ritmo para los posteriores aumentos.

"Las decisiones del Comité monetario de la Fed deberían depender de los datos económicos y la primera alza debería encontrar signos más firmes de que la inflación se encamina con certeza hacia el 2% que quiere la Fed", afirma el FMI.

El informe no encuentra por el momento indicios de aceleración de los salarios de los precios. El FMI ya ha pedido varias veces a la Reserva Federal (Fed), el banco central de Estados Unidos, que espere hasta 2016 para subir por primera vez la tasa de interés.

Ante la volatilidad de los mercados financias, la Fed debe cuidar muy especialmente la forma en que comunica sus decisiones de política monetaria, insiste el FMI.

Al igual que los otros países ricos, Estados Unidos debería enfocarse en las inversiones en infraestructura para sostener el crecimiento y sacar partido de una tasa de interés que sigue siendo baja, observa el informe.

AFP