AFP internacional

El hasta ahora director ejecutivo de Ford, Mark Fields, el 12 de enero de 2016 en Detroit

(afp_tickers)

Ford dio un viraje este lunes, al cambiar a su dirección en medio de declinantes ventas en los grandes mercados y presiones para apostar por nuevas tecnologías y satisfacer a los accionistas.

La empresa designó a Jim Hackett, que lanzó y lideró la división encargada de los autos sin chófer, para reemplazar a Mark Fields en el cargo de presidente y director ejecutivo.

Asimismo designó a tres nuevos vicepresidentes ejecutivos para supervisar mercados y operaciones mundiales y todo lo relativo a nuevas tecnologías.

Bill Ford, bisnieto del fundador de la empresa, dijo que los cambios venían siendo analizados desde hace un tiempo.

"Este es un tiempo de cambios sin precedentes", dijo Ford, quien presidente la junta de directores. "Y un tiempo de grandes cambios requiere un líder transformador", añadió.

La decisión no fue tomada "rápidamente" pero tras muchas evaluaciones "decidimos que era el momento correcto para que (Fields) renunciase" tras 28 años en la compañía, dijo Ford.

Hackett, de 62 años, "tiene un largo historial en innovación y negocios exitosos", afirmó Ford en un comunicado.

Tras señalar las nuevas tendencias en inteligencia artificial y robótica, Ford dijo que se necesita modernizar los negocios, acelerar la toma decisiones y "actuar con determinación en áreas de pobre desempeño".

El nombramiento de Hackett, hasta hora jefe de la división de vehículos autónomos y tecnología, tras sumarse a la empresa en marzo de 2016, da señales de que Ford continuará el rumbo trazado por Fields, quien apostó por el desarrollo de este tipo de autos.

"Partimos de una posición fuerte para transformar Ford para el futuro", dijo Bill Ford.

"Jim Hackett es la persona indicada para dirigir a Ford durante esta transformación de la industria del automóvil y de la movilidad en general", agregó.

Entre los nuevos nombramientos se cuenta el de Jim Farley, quien fue designado vicepresidente y presidente de mercados globales luego de dirigir la región Europa, Medio Oriente y África. Farley ha ayudado al grupo a recuperar su rentabilidad en Europa ante su rival General Motors.

Los cambios ocurren cuando Ford, al igual que sus competidores en Estados Unidos, padece la desaceleración del mercado por primera vez desde 2009.

Tras varios años de ventas récord, los beneficios de Ford se desplomaron un 38% en 2016, debilitando la confianza de los inversores.

Por ello, el grupo anunció recientemente la supresión de 1.400 empleos en América del Norte y Asia, con el fin de reducir costes y mejorar su rentabilidad.

La acción del grupo ha perdido desde entonces un tercio de su valor y se vio superada en abril por el constructor de vehículos eléctricos Tesla en términos de capitalización bursátil.

- "Cambio radical -

Lo de Ford "es una movida radical por dos grandes razones: el cargo está siendo usurpado por un relativo outsider y ese outsider proviene de la división de Movilidad Inteligente de Ford", dijo Paul Moran; analista de Northern Trust Securities.

Añadió que ese "golpe" en favor de un especialista en cambios tecnológicos podría ser seguido de movimientos similares en otros grandes fabricantes de vehículos.

Fields condujo a Ford durante solo tres años y deseaba que la compañía se orientase a los más nuevos servicios de movilidad para salir al cruce de la ofensiva en la industria automovilística que fue lanzada por las compañías tecnológicas de Silicon Valley.

Actualmente existe una carrera contra el tiempo entre las automotrices de la vieja escuela contra (Waymo), Apple, Uber y Tesla para lanzar al mercado hacia 2020 los vehículos autónomos.

Pese a las muchas inversiones dispuestas por Fields y por los planes de contar hacia 2021 con un vehículo autónomo, los inversores prefieren apostar a empresas, como por ejemplo Tesla, que tienen a la tecnología en su ADN.

AFP

 AFP internacional