Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

La ciudad alemana de Fráncfort, en una imagen del 30 de julio de 2017. La región de Fráncfort, en el oeste de Alemania, podría acoger cerca de 100.000 nuevos empleos en los cuatro próximos años a causa del Brexit, según un estudio

(afp_tickers)

La región de Fráncfort, en el oeste de Alemania, podría acoger cerca de 100.000 nuevos empleos en los cuatro próximos años a causa del Brexit, según un estudio publicado este viernes.

Más de un año después del referéndum británico, Fráncfort se perfila como favorito para "ganar la carrera" frente a otras ciudades que tratan de atraer las sedes extranjeras instaladas en Londres, considera este estudio encargado por el organismo de promoción Frankfurt Main Fianance a la Otto Beisheim School of Management de Vallendar (oeste).

Los investigadores creen que la transferencia de puestos del sector financiero debería acompañarse de "efectos multiplicadores que induzcan a un crecimiento en otras ramas", según el comunicado que resume el estudio.

Los autores consideran que podrían llegar a crearse 10.000 empleos adicionales en Fráncfort antes del fin de 2021 en el sector financiero.

Según un escenario "prudente", 21.300 empleos no financieros se sumarían a estos en la ciudad, aunque un escenario más "optimista" plantea la creación de 88.000 puestos de trabajo no financieros en toda la región de Rhin-Main, que abarca hasta los límites de Baviera y de Bade-Wurtemberg.

El sector financiero da trabajo en la actualidad al 13% de la población activa de Fráncfort, en comparación con el 15% de 2008, un declive ligado a la crisis financiera.

Pero, tras el Brexit, el banco de negocios estadounidense Goldman Sachs apuntó que podrían crearse varios cientos de puestos en la "Messeturm", su sede alemana en Fráncfort.

Los establecimientos japoneses Sumitomo Mitsui Financial Group y Nomura también quieren trasladar sus sedes europeas a las orillas del Main.

El primer banco alemán, Deutsche Bank, podría transferir 4.000 empleados a la Unión Europea, de los 9.000 que tiene en el Reino Unido.

Además, Fráncfort es candidata a acoger la Autoridad Bancaria Europea (ABE).

Con todos estos movimientos, la ciudad alemana podría registrar unos ingresos fiscales suplementarios de entre 136 y 191 millones de euros, según el escenario contemplado por el estudio.

"Es importante evaluar este crecimiento y organizarlo. Es un desafío", destacó Hubertus Vätch, director de Frankfurt Main Finance, en el comunicado.

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

AFP