Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Un panel con la evolución del índice bursátil alemán DAX, en el parqué de Fráncfort, oeste de Alemania, el 30 de diciembre de 2016

(afp_tickers)

Ante la perspectiva de un Brexit "duro", las plazas financieras europeas se esfuerzan por atraer a los bancos deseosos de abandonar Londres y Fráncfort es particularmente activa en este ámbito.

Representantes de 25 grandes bancos internacionales (de Estados Unidos, Gran Bretaña, Japón y Australia) se reunieron el lunes en las oficinas del supervisor financiero alemán (Bafin), en las afueras de Fráncfort.

Mientras los diputados británicos estaban preparando el inicio de los debates sobre la salida de la Unión Europea (UE), los banqueros estudiaban el procedimiento para implantarse en la ciudad y las exigencias de regulación en Alemania.

Aunque en los últimos meses ya hubo varias consultas, el encuentro del lunes fue seguido de una rueda de prensa y se filtraron algunas informaciones.

"Ahora tenemos que ser pragmáticos y dar a las entidades financieras las aclaraciones necesarias sobre la regulación", dijo el director adjunto de la supervisión bancaria del Bafin, Peter Lutz.

"Tenemos que ver ahora cómo siguen las discusiones para cada entidad", explicó por su parte a la AFP el director de la Asociación de Bancos Extranjeros (VAB), Oliver Wagner, que consideró la reunión un éxito.

En caso de Brexit "duro", el sector bancario de Londres podría dejar de acceder fácilmente al mercado de la UE porque los bancos perderían el llamado pasaporte europeo, que permite vender un producto financiero a toda la UE con la aprobación de uno solo de los 28 reguladores nacionales del bloque.

E incluso si, según la primera ministra británica Theresa May, Reino Unido seguirá "abierto a los negocios" tras su divorcio con la UE, numerosos bancos ya están pensando en abandonar la City de Londres y no esperar un hipotético acuerdo entre el gobierno británico y Bruselas.

- 'Pragmatismo y flexibilidad' -

Fráncfort podría ser su nuevo destino porque es la capital financiera de Alemania, la primera economía europea, y sede del Banco Central Europeo. Según la prensa, Goldman Sachs, Lloyds, UBS y Citigroup tendrían la intención de trasladarse allí.

Pero la ciudad tiene que competir con sus rivales europeas, como París. HSBC ya anunció el traslado a la capital francesa de cerca de mil trabajadores, un 20% de su plantilla en Londres. Además la semana que viene una delegación de empresarios y responsables políticos franceses visitará Londres con el objetivo de atraer a las empresas a Francia.

En noviembre los franceses ya lanzaron una exitosas campaña de comunicación con el lema "Tired of the fogs? Try the frogs!" ("¿Cansados de la niebla? ¡Prueben las ranas!"), en referencia a las bromas inglesas sobre el gusto de sus vecinos del sur por las ancas de rana.

Sin embargo, desde el punto de vista de los banqueros, París tiene el defecto de ser poco favorable a los negocios por sus altos impuestos y sus estrictas leyes de protección de los trabajadores.

El ministro de Finanzas de Hesse, el Estado regional donde se encuentra Fráncfort, lanzó en noviembre la idea de facilitar el despido para atraer a los bancos de Londres.

Por su parte el presidente del Bafin, Felix Hufeld, prometió escuchar sus necesidades y el miércoles dijo en un discurso en Londres estar dispuesto a ser "pragmático y flexible"

Frente a Fráncfort y París, Amsterdam y Dublín también creen en sus posibilidades.

La ciudad holandesa ya ha mantenido contactos con "varios bancos y compañías financieras" que demostraron "un interés real" por Amsterdam, dijo a la AFP la alcaldesa adjunta Kajsa Ollongren.

La capital de Irlanda, a sólo una hora de avión de Londres, también es una opción a tener en cuenta.

El Banco Central Irlandés ya anunció el miércoles un aumento significativo de las demandas de información por parte de establecimientos financieros con sede en Gran Bretaña para obtener una autorización de trabajar en el país.

Según Oliver Wagner, todavía es pronto para saber si Fráncfort superará a sus rivales. "Contamos con las decisiones que se tomarán en los dos próximos meses", afirma en referencia al momento en que Reino Unido lance oficialmente las negociaciones de salida de la UE.

AFP