Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen de la fachada de una sucursal de los grandes almacenes Printemps, el 21 de febrero de 2013 en París

(afp_tickers)

Tras más de un año de acaloradas negociaciones, los grandes almacenes parisinos podrán abrir sus puertas los domingos, un paso importante para estos templos del consumo que atraen a numerosos turistas extranjeros.

Esta semana, los grandes almacenes Printemps, un referente de las compras en París, obtuvo tras varios fracasos un acuerdo sindical sobre la apertura los domingos, que podría entrar en aplicación en los próximos meses, anunció la dirección.

Este era el último gran almacén parisino que permanecía cerrado el domingo, un año después de la promulgación de la llamada ley Macron.

Esta ley, que lleva el nombre del exministro de Economía Emmanuel Macron y actual candidato a la presidencia francesa, autoriza la apertura de comercios en zonas turísticas los siete días de la semana.

Pero, para que esto sea posible, cada empresa en cuestión debía alcanzar acuerdos con los sindicatos.

Otro templo del consumo de París, Galeries Lafayette, abrirá sus puertas por primera un domingo este 8 de enero. Según el grupo, esto resultaría en un aumento del volumen de negocios de entre 5 a 10%.

El 50% de las ventas de ambos almacenes corresponden a turistas extranjeros. Muchos, al saber que los comercios parisinos cerraban los domingos, viajaban a Londres o Madrid para hacer compras ese día, lo que representaba pérdidas consecuentes.

AFP