Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

Imagen distribuida el 15 de noviembre de 2015 por la Defensa francesa que muestra un avión de combate galo Rafale despegando para bombardear Raqa, feudo del grupo yihadista Estado Islámico (EI), en respuesta a los atentados de París

(afp_tickers)

Aviones franceses y estadounidenses de la coalición antiyihadista llevaron a cabo una serie de bombardeos en Siria contra infraestructuras del grupo Estado Islámico (EI) en Raqa y un centenar de camiones cisterna utilizados para el tráfico de petróleo.

Francia había avisado este fin de semana de que sería "implacable" en la guerra contra el grupo EI, que reivindicó los atentados que causaron al menos 129 muertos el viernes en París.

Diez cazabombarderos franceses lanzaron 20 bombas el domingo por la noche en el norte de Siria, con las que destruyeron un puesto de mando y un campo de entrenamiento del EI, anunció el Ministerio francés de Defensa.

La ONG Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH) indicó que "hubo al menos 36 explosiones en la noche en Raqa, algunas de ellas causadas por bombardeos, otras por explosivos". Entre los objetivos de los ataques estaba la 'brigada 17', un campo de entrenamiento con varios depósitos de armas situado en la entrada norte de la ciudad, añadió el OSDH, que no pudo dar un balance de víctimas.

"No hubo civiles muertos", aseguró Abu Mohamed, del grupo de activistas anti-EI 'Raqa está siendo masacrada en silencio'. El grupo yihadista prohibió la circulación de coches y cortó la electricidad en la ciudad tras los bombardeos franceses, añadió Mohamed.

Los aviones de la coalición internacional liderada por Washington bombardearon el domingo 116 camiones cisterna en el este de Siria, informó el Pentágono. "No es la primera vez que se atacan camiones cisterna, pero es la primera vez que se golpean tantos", precisó un portavoz de la coalición.

Los vehículos destruidos se hallaban en un aparcamiento de Bukamal, una localidad conquistada por el EI cerca de la frontera con Irak, donde esperaban para repostar.

La coalición anunció hace poco que iba a atacar más las fuentes de financiación del EI, que controla la mayoría de los campos petroleros de Siria, sobre todo en la provincia de Deir Ezzor (este).

El grupo gana 1,5 millones de dólares diarios con el contrabando de petróleo, según una investigación publicada en octubre por el diario estadounidense Financial Times.

- 'Victimización' -

Para Charlie Winter, un experto en movimientos yihadistas instalado en Londres, es "difícil creer que altos dirigentes (del EI) estén en Raqa" donde serían un blanco sencillo. "Esto sería ridículo y estúpido", según él. Pero si hay víctimas civiles, "serán probablemente transportadas ante las cámaras", explica. El EI recurrirá seguramente a la "victimización (...) para justificar las futuras agresiones", opina, y entonces se entrará en un "círculo vicioso". Winter considera, no obstante, que si Francia tiene bastantes informaciones y lleva a cabo los bombardeos por el "buen motivo" y no sólo por espíritu de venganza, "podría construir algo útil".

Otro experto en grupos yihadistas, Hachem al Chami, cree que será complicado evitar que haya víctimas civiles. Según él, el EI instala a menudo sus campos de entrenamiento y sus depósitos de armas cerca de los hospitales y de los demás establecimientos civiles.

Chami asegura que la organización reparte sus fuerzas en tres zonas: sus bastiones, que no corren el riesgo de ser atacados por tierra, las "zonas mixtas", que podrían estar bajo la amenaza de ataques enemigos, y las "zonas" de guerra, donde el grupo combate a otras fuerzas. Los dirigentes suelen estar en las "zonas mixtas", dice.

Francia, que participa desde hace un año en la coalición internacional contra el EI en Irak, decidió extender sus operaciones a Siria en septiembre.

AFP