Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron (d), y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu conmemoran el 16 de julio de 2017 en París la redada que llevó a 13.000 judíos a los campos nazis durante la Segunda Guerra Mundial

(afp_tickers)

El presidente francés, Emmanuel Macron, conmemoró este domingo el 75º aniversario de una redada en la que la policía francesa detuvo a 13.000 judíos, deportados a los campos nazis, en una ceremonia a la que asistió el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

El dirigente israelí agradeció en francés la invitación de Macron, un "gesto muy, muy fuerte" que "da fe de la larga y profunda amistad entre Francia e Israel".

Era la primera vez que un primer ministro israelí acudía a una ceremonia que rememora uno de los episodios más sombríos de la historia francesa.

Macron recordó que fue Francia la que llevó a cabo aquella redada, siguiendo la línea de todos los presidentes franceses desde 1995, cuando Jacques Chirac se convirtió en el primero en reconocer la responsabilidad del país en el episodio.

"Sí, lo vuelvo a decir aquí, fue Francia la que organizó la redada y luego la deportación y, pues, para casi todos, la muerte de las 13.152 personas de confesión judía sacadas el 16 y 17 de julio de su domicilio", declaró el presidente francés, subrayando que la redada "fue obra de la policía francesa, "ni un solo alemán" colaboró.

Los días 16 y 17 de julio de 1942, la policía detuvo a 13.152 judíos, a petición de los nazis.

Durante cuatro días, los arrestados vivieron apiñados, en condiciones inhumanas, en las gradas del Velódromo de Invierno de París (destruido en 1959), antes de ser enviados a otros campos en Francia y, posteriormente, al campo de exterminio de Auschwitz.

No sobrevivió más que un centenar de personas entre aquellos detenidos; todos los niños fallecieron.

Macron reafirmó la importancia del combate contra el antisemitismo. "No cederemos nada al antisionismo", que es la "forma reiventada del antisemitismo", declaró.

La visita del líder israelí suscitó críticas en Francia, donde algunos denunciaron una "instrumentalización" de los judíos franceses.

La Unión Judía Francesa para la Paz dijo estar "indignada" por el hecho de que un dirigente israelí fuera invitado a conmemorar un "crimen contra la humanidad franco-francés".

- Encuentro -

Tras la ceremonia, Netanyahu, cuyo último viaje a París se remonta a enero de 2015, cuando participó en la gran marcha contra el terrorismo después de los atentados de Charlie Hebdo y un supermercado kósher, se entrevistó con Macron en el Elíseo.

Macrón pidió la reanudación de las negociaciones de paz en Oriente Medio, con la óptica de una solución que contemple dos Estados, en una rueda de prensa conjunta con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.

"Francia está lista para apoyar todos los esfuerzos diplomáticos en ese sentido", agregó Macron, para quien Israel y Palestina deben poder "vivir uno al lado del otro con fronteras seguras y reconocidas, con Jerusalén como capital".

"Es importante para ello asegurarse de que las condiciones de la negociación y de la paz no sean cuestionadas en los hechos y que el derecho internacional sea respetado por todos, pienso en particular en las construcciones en las colonias que continúan", agregó Macron.

"Habalmos sobre este punto y recordé cuál era la posición francesa y mi posición sobre este tema", dijo.

"Deseo verdaderamente que se haga todo para que las negociaciones avancen", insistió.

Macron recibió en París a principios de julio al presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas. Expresó entonces su apoyo a una solución que contemple dos Estados y condenó la colonización israelí.

En la rueda de prensa, Macrón también manifestó haber asegurado al jefe de gobierno israelí que Francia vigilará que Irán cumpla con lo estipulado en los acuerdos nucleares con Teherán.

Netanyahu "me expresó sus inquietudes frente al régimen iraní. Le garanticé de nuestra vigilancia, en particular en la implementación estricta del acuerdo sobre el programa nuclear firmado en 2015, en todas sus disposiciones", declaró.

Macron afirmó asimismo que comparte "la inquietud israelí sobre el armamento de Hezbolá", el movimiento chiita libanés apoyado por Irán, enemigos de Israel.

Irán, así como la situación en Siria y el conflicto israelo-palestino, fueron algunos de los principales temas abordados por ambos dirigentes en su primer encuentro oficial.

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

AFP