Contenido externo

El siguiente contenido proviene de socios externos. No podemos garantizar al usuario el acceso a todos los contenidos.

El piloto francés Pascal Fauret, huido de República Dominicana, comparece ante la prensa el 27 de octubre de 2015 en París

(afp_tickers)

Francia descartó este miércoles extraditar a los dos pilotos franceses condenados por tráfico de droga que huyeron de República Dominicana y contra quienes las autoridades de Santo Domingo prevén emitir una orden de arresto.

"Francia aplicará las reglas del derecho. No extraditamos a ciudadanos franceses que se encuentran en nuestro territorio", declaró el portavoz del gobierno Stéphane Le Foll a la radio RTL. "No hay que exagerar, somos un gran país, respetamos el derecho, al conjunto de los países del mundo, queremos ser respetados", recalcó.

Francia tiene por principio no extraditar a sus ciudadanos, salvo que reciba la petición de uno de sus socios de la Unión Europea en el marco de una orden de detención europea.

"Francia defiende en todos los lados el derecho y sus ciudadanos. En todos los países del mundo está para aportar apoyo jurídico, psicológico a todos nuestros ciudadanos que pueden enfrentarse a dificultades, incluso a la justicia de algunos países", explicó Le Foll. "Esa regla no va a cambiar por lo que pasó. Francia no va a modificar en nada esa regla", agregó el ministro.

La justicia dominicana anunció el martes que se dispone a emitir una orden de detención internacional contra los dos pilotos franceses, lo que les prohibiría salir de Francia para evitar ser detenidos y extraditados a República Dominicana.

"Las autoridades francesas y Francia no tienen nada que ver con lo que pasó", dijo Le Foll, refiriéndose a la huida del pasado fin de semana.

Según una fuente próxima al caso, Pascal Fauret, de 55 años, y Bruno Odos, de 56, huyeron por barco y por avión a través de la isla francoholandesa de San Martin y por Martinica, un departamento francés de ultramar.

El 14 de agosto, los pilotos fueron condenados en San Domingo a 20 años de cárcel, al igual que otros dos franceses, Nicolas Pisapia y Alain Castany, quienes se quedaron en República Dominicana. Cuatro dominicanos fueron condenados a entre cinco y diez años de cárcel. Los dos pilotos se encontraban en libertad a la espera de su juicio en apelación, pero tenían prohibido salir del país.

Los hechos se remontan a la noche del 19 de marzo de 2013, cuando los cuatro franceses se disponían a despegar del aeropuerto de Punta Cana rumbo a Francia a bordo de un avión Falcon 50 en el que las autoridades encontraron 680 kilogramos de cocaína repartidos en 26 maletas.

Los cuatro franceses cumplieron 15 meses de detención provisional y comparecieron libres en su juicio, en el que se declararon inocentes. Su defensa reclamó su absolución, alegando que no se podía demostrar que tuvieran conocimiento de que había droga a bordo del avión. Los acusados explicaron que "nunca fueron escuchados por los dominicanos".

Se les puso en libertad mientras se examinaba su apelación. pero tenían prohibido salir de República Dominicana.

El martes, el procurador general de República Dominicana, Francisco Domínguez Brito, dijo que emitirá una orden de captura internacional contra los pilotos. "Mantenemos contacto con las autoridades francesas, no solo a los fines de determinar la forma en que escaparon del país y sus complicidades, sino además a los fines de que asuman su responsabilidad en el país, independientemente de otros casos que puedan generarse en Francia", afirmó.

AFP